El equipo de Sergi Mila se sobrepone al tanto inicial de Borja Calvo y le da la vuelta a la eliminatoria con los tantos de Jaume Jardí y Fabian Luzzi. Con este triunfo, el Barça accede a la Final Four de la Copa de Campeones, en la que se enfrentará al Málaga CF.

FC Barcelona 2-1 Levante UD (Jaume Jardí y Fabian Luzzi / Borja Calvo)

La ida de esta eliminatoria se cerró con un 1-1 que dejaba todo abierto para esta vuelta en el Johan Cruyff. Este duelo final por una plaza en semifinales presentaba los siguientes onces:

FC Barcelona: Ramón, Alegre, Almeida, Moussa, Valle, Álex Rico, Angong, Gavi, Illias, Ángel y Diego López.

Levante UD: Cuñat, Pubill, Carlos, Marcos, Mario, Joan Gallego, Benítez, Cerdá, Blanco, Álvaro y Giner.

Primer tiempo de tanteo

Iniciaba el Barça un duelo que quería dominar desde la posesión del balón, amasando la pelota con los jugadores de talento de los que dispone. En este contexto en bloque medio/bajo, los visitantes no estaban incómodos, sabiendo de su potencial al contragolpe. Poco a poco, con el paso de los minutos, los levantinistas se fueron animando, llegando al arco de Ramón. Incluso se pudieron adelantar tras un error en la entrada de Valle a su portero, en la que Beni estuvo cerca de contactar con el esférico, pero Ramón estuvo más rápido que el mediocentro granota.

A pesar de los tímidos acercamientos, había mucho respeto de ambos equipos en la primera media hora de encuentro. Tras la pausa de hidratación, el Levante UD se fue a por la victoria. Arturo Giner fue un incordio para los centrales culés, atacando el espacio y jugando de espaldas. En una de estas acciones de ataque, Álvaro se internó y, tras un sombrerito, mandó el balón fuera en la más clara del primer tiempo.

Dos goles y una expulsión

El inicio del primer tiempo iba a comenzar con fuertes curvas. Borja Calvo, que entró en el descanso, iba a anotar el primer tanto del encuentro. En una jugada que partía desde la derecha, el remate de Giner sería escupido por Ramón, pero Borja remacharía los restos que se quedaron en el área para poner al Levante por delante. Le tocaba remar a un Barça que necesitaba un gol para forzar la prórroga.

Arrancaron los hombres de arriba a generar peligro. El descaro de Ilias, la clase de Gavi y la contundencia de Diego López fueron aparecieron en este segundo tiempo. El choque se le ponía cuesta arriba al Levante con la expulsión por roja directa a Joan Gallego. Una dura plancha en una disputa en el medio conllevaba que los visitantes se quedarán con diez. A partir de entonces, el conjunto local fue a por el partido.

Solà, Zacarías o Jardí entraron desde el banco para aportar savia nueva a los catalanes. Estos dos últimos fueron los protagonistas de la más clara hasta el momento de la segunda parte. Un centro de Zacarías sería rematado con el taco por Jardí, pero la pelota se iría al poste. Un Barça volcado seguía y seguía buscando el empate hasta que lo logró.

Carlos derribó en el área a Ángel y el colegiado, a pesar de dudar unos segundos, pitaría la pena máxima. Jaume Jardí sería el encargado de lanzar el penalti. Carrera corta, amago a un lado y lanzamiento certero para igualar la contienda. Tuvo alguna ocasión más el Barça, pero el partido estaba condenado a la prórroga.

Prórroga y remontada

El cansancio hacía mella en dos equipos que había jugado la ida entre semana y que las piernas ya les pesaban. Apenas hubo peligro en el primer tiempo de la prórroga, excepto en el final. Ilias perdonaría el segundo tanto en un tiro franco que se fue arriba de la puerta de Cuñat. Después de estos primeros quince minutos, los locales se animaron. Con uno más y el apoyo del público del Johan Cruyff, llegaron varias ocasiones.

No obstante, el segundo tanto llegaría en el minuto 111. Un balón colgado desde la derecha sería rematado por Fabian Luzzi con el tacón en un gesto técnico de muchos quilates. Remontaba el Barça un partido que tenía muy difícil después de ver el transcurso de la primera hora de encuentro. Todavía daría tiempo para ver a Cuñat seguir salvando a su equipo con varias paradas de mucho mérito.

El final no se correspondió con lo visto en el terreno de juego. El árbitro expulsó hasta a cuatro jugadores más (dos en el campo y dos del banquillo) para dejar al Levante con ocho sobre el verde. Con el pitido final del colegiado, llegaría la alegría local y la rabia visitante. El Barça se convierte en equipo de Final Four de la Copa de Campeones, en la que se enfrentará al Málaga por un puesto en la final.