Con motivo del ascenso a División de Honor del Fuenlabrada, Matías Lezme se suma a sus compañeros Víctor Calle y Mario Jimeno, para acercarnos un poco más a cómo se ha vivido el ascenso y la temporada en el club. También hemos querido conocer algunos aspectos más personales del centrocampista.

Pregunta: Antes que nada, enhorabuena por el ascenso, ¿cómo lo habéis vivido en el vestuario del Fuenlabrada?

Respuesta: Nosotros lo vivimos muy bien, porque después tanto trabajo y a pesar de las adversidades, lo hemos conseguido. Me alegro mucho por el cuerpo técnico porque desde el primer momento, desde la primera charla, nos dijeron que nuestro objetivo era ascender a División de Honor. Pese a las dificultades, me alegro mucho por el cuerpo técnico y por el equipo, sobre todo.

P: ¿Cómo ha sido la celebración del ascenso, se ha echado de menos al público?

R: La verdad que sí. Si en el ámbito profesional se nota imagínate en el personal. Pero es normal. Nosotros lo sabíamos ya de antes, pero lo celebramos lo mejor que pudimos. A pesar del COVID lo celebramos con las familias que pudieron estar allí, que tuvieron la oportunidad de estar en la grada.

P: ¿Alguna anécdota que se pueda contar?

R: Poco te puedo decir. Que estuvimos muy contentos, fue un momento muy feliz. Bueno, y que manteamos a los entrenadores.

“Nuestro objetivo principal era ascender a División de Honor. Meter al Fuenlabrada en la mejor liga juvenil. La segunda fase la afrontamos con ilusión”

P: ¿Se puede decir que ha sido el momento más emocionante de tu carrera?

R: Para mí en el ámbito personal me ha costado mucha esta temporada. He pasado por una lesión que se alargó cinco meses. He estado mucho tiempo parado y tenido que ver la otra cara del fútbol. La de estar fuera y tener que ver a tus compañeros desde la grada. Y tarde o temprano esto en el fútbol pasa y luego te tienes que ganar un puesto. Así que no lo siento tanto como has dicho, como el momento más emocionante de mi carrera, pero por lo que te digo. Pero sí que me alegro mucho por mis compañeros y por el cuerpo técnico, porque se lo han currado muchísimo. Han hecho un gran trabajo. Así que por una parte sí, pero por otra no.

P: ¿Cómo afrontáis esta segunda fase sabiendo que el Fuenlabrada ya equipo de División de Honor?, ¿sentís que llegáis con los deberes hechos o todavía os queda algún objetivo por cumplir?

R: Nuestro objetivo principal era ascender a División de Honor. Meter al Fuenlabrada en la mejor liga juvenil. La segunda fase la afrontamos con ilusión, claramente. Tenemos que jugar contra los grandes: el Atlético, el Madrid, el Madrileño… Las Rozas que también son un equipo tremendo. Así que con ilusión

P: Has comentado antes que está ha sido una temporada muy complicada. Supongo que os habrá dificultado mucho la situación con el coronavirus. ¿Cómo habéis gestionado una temporada tan distinta por el coronavirus?, ¿qué ha sido lo más complicado de esta situación?

R: Pues imagínate, entrenando cada día 45 minutos. Gran parte del trabajo se lo han ganado los entrenadores del Fuenlabrada, porque plantear cada entrenamiento con el COVID sin saber si vas a poder jugar el día que está programado es muy complicado. Y la verdad que también es éxito de los jugadores, pero yo creo que el cuerpo técnico es quien ha llevado ahí más progresión.

“A pesar de que no he disfrutado tanto esta temporada, para mí lo más importante es la familia. Y al final si la familia está bien, pues estás bien tú”

P: Para los que no te conozcan, ¿dónde te gusta jugar y cómo te defines como jugador?

R: Me considero un jugador talentoso y a la vez que da mucho empuje. Soy también un jugador polivalente. Juego de mediocentro, pero si el equipo necesita que juegue de lateral o de delantero soy el primero que está ahí. Así que me defino como talentoso y con garra.

P: ¿Siempre has jugado ahí? He visto que comenzaste como portero.

R: Sí, al principio. En Benjamín jugué de portero.

P: Siendo tu último año como juvenil, con la importancia que conlleva, es una pena que hayas estado lesionado y te hayas perdido buena parte de la temporada, ¿cómo has gestionado esta situación?

R: A ver, pues he estado bastante… perdón por la palabra, pero jodido. Porque tú estás con la ilusión de competir la temporada y te llega una lesión que no debería haber durado tanto. Que en principio era una lesión muscular, pero al final por no haber acudido antes a especialistas pues tuve una rotura de fibras bastante larga. Y me tuve que perder toda la primera mitad de la temporada.

Luego he ido poco a poco recuperando y al final me ha tocado el otro lado del fútbol que no se ve. El de que te tienes que ganar el puesto, tienes que aprovechar cada minuto. Pero bueno, a pesar de que no he disfrutado tanto esta temporada, para mí lo más importante es la familia. Y al final si la familia está bien, pues estás bien tú. Tienes que darte cuenta que estás jugando en un equipo de Segunda División con muchos chavales que están luchando por y eso. Así que hay que disfrutar del entorno, de cada entrenamiento.

P: ¿Cuáles son tus objetivos para el futuro?, ¿solo piensas en jugar al fútbol o te ilusiona también en la posibilidad de dedicarte a alguna otra cosa?

R: A ver, yo siempre he soñado dese pequeño con ser futbolista, pero claro cada vez cuando te vas haciendo más mayor te vas dando cuenta de las cosas. Y por qué no estudiar otra cosa. Por ejemplo, me gusta mucho la física. Pero al final, si te gusta el fútbol te va a gustar más que cualquier otra cosa, pero sí es verdad que con el paso del tiempo vas madurando y te vas dando más cuenta de que si no te funciona el fútbol tienes que dedicarte a otra cosa.

P: Uno de los temas sobre los que por desgracia más se han debatido estos últimos días, es el del racismo en el mundo del fútbol. Como jugador extranjero, ¿crees que existe un problema con el racismo en el fútbol base? ¿Has tenido que vivir alguna experiencia negativa?

R: Sí, soy paraguayo. Y sí, yo la verdad que, aunque en el campo puede que sea serio y todo eso soy una persona sensible. Y hace dos años, no me acuerdo que equipo era, pero me tocó vivir un momento bastante malo. Un rival me llamó lo típico, “pancho” y me sentó bastante mal. Me encaré con él, porque la verdad que te sienta muy mal que te digan eso.

P: A ver si poco a poco se va tomando conciencia con este tema.

R: Yo creo que poco a poco la sociedad sí que se está dando cuenta de que estamos ya en el siglo XXI y poco a poco se va ya acabando esto.