El Getafe había vuelto a confiar en sí mismo. Las dos victorias consecutivas habían hecho olvidar al equipo el mal tramo que tuvo en octubre antes de volver a jugar en su feudo, donde había cosechado tres de los cuatro triunfos obtenidos esta temporada. Con esa esperanza por seguir mejorando sus registros como local, los azulones se enfrentaban a un Real Madrid sin algunos de sus jugadores más importantes. La llamada de Santi Denia a Manuel Ángel y César Palacios con la sub-19 sentó a los dos futbolistas de La Fábrica, que se quedaron fuera del once del Real Madrid ante el Getafe.

Getafe CF 0 – 3 Real Madrid

Pol Fortuny hizo de Manuel Ángel en ausencia del sevillano

El encuentro comenzaba con los de Álvaro Arbeloa imponiendo su propuesta sobre el césped. La incorporación de los laterales en fase ofensiva obligaba al Getafe a tener que defender cinco carriles cada vez que el Real Madrid atacaba. Beto y Herranz, laterales azulones, quedaban emparejados con los extremos madridistas, Borja Alonso y Gonzalo. Quedaba entonces una duda para los extremos azulones de si saltar a la llegada de los laterales madridistas o cerrar la posición cubriendo a los interiores blancos. Esa zona fue interpretada y explotada por Pol Fortuny. El ‘23’ madridista ejerció de volante izquierdo, tal como lo hace Manuel Ángel habitualmente, y se convirtió en el director de orquesta del Getafe-Real Madrid.

Cada vez que el tarraconense recibía el balón existían dos opciones: si saltaba Ángel Blanco, extremo azulón, sobre él; veía una oportunidad para zafarse de su presión y seguir recorriendo metros o bien para atraerle y proyectar la llegada de Manu Serrano. Si por el contrario, Blanco cubría al lateral madridista, Pol Fortuny tenía espacio para incorporarse al ataque llegando a línea de fondo, donde no tiene problema si bien actúa frecuentemente como extremo en el once de Arbeloa.

De esta segunda manera fue como llegó el primer gol del Real Madrid. Pol se incorporaba en la línea de delanteros del Real Madrid, Borja bajaba su posición y, libre de marca al estar Blanco entre el interior y el extremo madridista, ponía un gran centro para que Julen Jon cabecease transformando el primer tanto de la tarde a los veinte minutos de juego. El Getafe quedaba encerrado en su propio campo poniendo sus esperanzas ofensivas en que su punta Ismael fuese capaz de ganarle la espalda a los centrales madridistas en un contragolpe sin demasiado éxito.

El Getafe dio un paso al frente tras el descanso

En su paso por vestuarios el Getafe tomó conciencia que contra el Real Madrid cuanto más valiente seas, más tranquilo vivirás. Los de David Rodríguez adelantaron su línea defensiva hasta el medio del campo y sus extremos pasaron a ser mucho más ofensivos. Ya no era Ismael la única referencia ofensiva sino que los azulones llegaban también a través de las bandas. El paso hacia delante del Getafe provocó uno hacia atrás del Real Madrid. El equipo blanco pasó a tener una menor participación con el balón siendo forzado muchas veces a jugar directo.

Fue ante el dominio azulón cuando Álvaro Arbeloa, cumplida la hora de juego, dio paso a Manuel Ángel y César Palacios. Cambió el técnico su dibujo introduciendo un centrocampista más para intentar volver a la superioridad por dentro de los madridistas en la primera mitad. Con la entrada de Manuel Ángel, se empezó a vivir un Getafe-Real Madrid diferente a lo que estaba siendo hasta el momento.

El sevillano pasó a oxigenar la salida de balón madridista ante las dificultades en las que estaba poniendo el Getafe y se convirtió en el enlace entre defensas y delanteros. Si el Real Madrid no encontraba vía de salida, balón al ‘8’ que, sin una marca individual sobre él, permitió a su equipo volver a mandar en el encuentro.

En una jugada que él mismo inició en campo propio, Manuel Ángel acabó definiendo para poner el 0-2. Un tiro raso colocado a la cepa del poste que no pudo detener Benito y que encarrilaba la victoria madridista a quince minutos del final. La participación del centrocampista sevillano no terminó ahí y le dio tiempo a poner una gran asistencia para que Palacios anotase habiendo regateado al guardameta azulón previamente.

El Real Madrid sigue sin fallar; el Getafe afronta un calendario apretado

Con el 0-3 definitivo el colegiado indicaba el final del encuentro. Nueva victoria para la plantilla entrenada por Álvaro Arbeloa que sigue sin conocer la derrota tras once jornadas de campeonato y mantiene el pulso por el campeonato con el Atlético de Madrid. Por otra parte, el Real Madrid es el primero de tres rivales difíciles consecutivos para el Getafe. Alcorcón y Rayo Vallecano son las siguientes pruebas para unos azulones que habiéndose quitado los males de octubre ha vuelto a la competitividad ofrecida a principio de temporada.