El Atlético de Madrid recibía al CD Diocesano en la undécima jornada de la DH5 con la necesidad de ganar si quería seguir la estela del Real Madrid, mientras que el Diocesano llegaba a Alcalá en busca de su 3ª victoria esta temporada que les enganchara al tren de mitad de tabla. Tras un partido agónico, un gol de Abde le da la victoria al Atlético con el tiempo prácticamente cumplido.

ATLÉTICO DE MADRID 2-1 CD DIOCESANO

 

El Atleti, igual que en otras jornadas, golpeó antes de preguntar en la 1ª parte

El partido arrancó siguiendo más o menos el guion previsto. El Atlético de Madrid tenía más tiempo el balón y lo movía de lado a lado buscando agrietar las dos líneas defensivas en las que el CD Diocesano se refugiaba. Los cacereños por su parte entraron muy metidos al partido, y no solo impedieron que el Atlético de Madrid les encerrase en su área, si no que además cada vez que tenían la posibilidad mostraban su voluntad de jugar la pelota, de ofrecer un juego combinativo y evitar los balones largos directos a los centrales rojiblancos.

Con un cuarto de hora disputado, un balón largo a la espalda del lateral derecho visitante permitió un centro raso de Álvaro Santamaría que Marcos Denia empujó a placer en el área pequeña. El Atleti, que no había logrado generar ocasiones claras hasta entonces, encontró el primer gol de la tarde.

El gol agitó durante unos minutos el partido. Paco Esteban tuvo el 2-0 justo después, pero su cabezazo se fue directo al larguero. El Diocesano dio un pasito hacia adelante y tras algún robo en el centro del campo pudieron lanzar ataques rápidos, aunque no tuvieron la claridad ni la precisión necesaria para empatar el partido antes del descanso. Salim lideró unos últimos 10 minutos buenos de los locales, aunque tampoco pudo traducirlo en el marcador, y se llegó con ese 1-0 al descanso.

EL CD DIOCESANO NUNCA LE PERDIÓ LA CARA AL PARTIDO

Tras el paso por vestuarios, los visitantes volvieron a salir valientes al césped de Alcalá, pero el Atlético de Madrid no tardó en imponerse y empezar a llegar con claridad. Con ideas más frescas que en la 1ª parte, el Atleti acumuló 4-5 ocasiones muy claras entre el minuto 52 y el 70′, pero Iván, el portero visitante, y la falta de acierto local mantuvieron el marcador con 1-0.

Durante estos minutos, el Diocesano seguía tratando de salir a la contra, pero los rojiblancos manejaron esas salidas mejor que en la primera parte, además de aprovechar el momento de inspiración de un Álvaro Santamaría que fue mucho más incisivo por banda derecha en la segunda parte que en la primera.

Fue entonces, en el momento en el que el 2-0 parecía inevitable, cuando el CD Diocesano encontró la recompensa a ser un equipo cabezota. Fueron un equipo que pese a lo que estaba sufriendo, no dudaba en lanzar jugadores a la presión y al contragolpe . En una de esas presiones, un balón horizontal de Salva Esquivel, portero rojiblanco, se quedó corto en la frontal del área y César, que llevaba 10 minutos en el campo y se estaba vaciando en la presión, recogió el balón y lo mandó al fondo de las mallas.

Con el 1-1 en el marcador y 15 minutos por delante, el Atlético se volcó. Fernando Torres, que ya había recurrido a Abde con 1-0, respondió al gol del Diocesano metiendo a Adrián Niño al campo, vaciando de artillería su banquillo.

En ese cuarto de hora, el Atleti las tuvo de todos los colores. A balón parado, centros rasos desde banda, disparos desde la frontal…pero todos ellos encontraron el pie de un defensor del equipo cacereño, o los guantes de Iván. Ni Boñar de cabeza, ni Santamaría, ni Fabián, ni Niño…todos ellos probaron suerte y no la encontraron de cara a puerta.

El Atleti encontró recompensa, y le quitó al Diocesano la que merecía

El árbitro añadió 4 minutos y cuando el cronómetro saltaba el minuto 94, el Atlético tuvo tiempo de colgar un último balón al área. El esférico cayó sobre el punto de penalti, ningún defensa visitante apareció para despejarlo, Iván no acertó a atrapar el balón después de su bote y Abde, en el lugar y momento correcto, aprovechó la situación para poner el 2-1 a puerta vacía.

El gol de Abde le da la victoria al Atlético en el 95 y recompensa a un equipo que no perdió la fe pese a la cantidad de ocasiones fallada, a la vez que da un final cruel a un gran partido del CD Diocesano, que se mantuvo de pie todo el partido e hizo pasar un rato muy malo a los locales.

El conjunto rojiblanco visitará la semana que viene a la Cultural y Deportiva Leonesa, mientras que el CD Diocesano recibirá al CF Fuenlabrada.