Partido clave en la zona baja de la tabla del DH5 entre Fuenlabrada y Amistad. Los locales vienen de una dura derrota por 6-0 ante el Atlético de Madrid, líder del grupo. A pesar de la goleada de la jornada pasada los madrileños se sitúan cuatro puntos por encima de los puestos de descenso. Los palentinos perdieron también la semana pasada en casa contra el Getafe (1-2) y se encuentran en la última posición de la clasificación. Sin embargo, una victoria hoy los podría sacar del descenso y poner en serios problemas a sus rivales en el día de hoy. La vida sigue igual._

Superioridad fuenlabreña

El inicio del partido fue favorable para los locales. Los de Javier Encinas tuvieron varias ocasiones para hacer el primero del partido, pero hoy tenían el punto de mira desviado. No obstante, la Amistad también pudo adelantarse pasada la media hora de partido. Álvaro Sánchez tuvo el 0-1 en sus botas, pero Isaac Blanco intervino para salvar a los suyos.

Reacciona la Amistad

Ya en la segunda parte el equipo de Palencia dio la vuelta a la dinámica del partido y consiguió tener más protagonismo en el juego. Pero, al igual que en otros partidos, la Amistad no supo aprovechar sus oportunidades. Primero fue Jaiko con un disparo que se quedó a milímetros de entrar en la portería rival. Más tarde ya en los últimos minutos Bruno Citores tuvo dos ocasiones claras que tampoco logró transformar en gol. El Fuenlabrada también tuvo las suyas para romper el empate en el marcador, pero un gran Sergio Galindo lo evitó. 

Por tanto, la vida sigue igual para ambos conjuntos. El empate sirve de poco a una Amistad que seguirá una semana más en los puestos más bajos de la tabla, pero a solo dos puntos de la salvación. La semana que viene tendrán otro partido clave, ya que recibirán en Palencia al Mérida, decimotercer clasificado. Al Fuenlabrada el empate le sirve de algo más, puesto que mantiene la undécima posición y gana un punto más de ventaja, que ya son cuatro, con los puestos de quema. Su próximo rival será el Real Valladolid en tierras pucelanas.