El Alcorcón ha salido del farolillo rojo y ha sumado puntos en 2 jornadas seguidas, consiguiendo un empate frente al Fuenlabrada y una victoria este pasado fin de semana por 2 a 1 frente al Mérida. El equipo amarillo llevaba desde la jornada 9 sin sumar ni un punto, entrando en una racha negativa de 10 derrotas seguidas que hundió por completo al equipo. La resurrección del Alcorcón.

Estadísticas 

Las estadísticas del equipo amarillo dejan dos apuntes significativos. Por una parte, el Alcorcón es el equipo con menos goles a favor del grupo 5, anotando únicamente 14 goles en 21 partidos, dato que evidencia una clara falta de gol.  Por otro lado, los alfareros son el conjunto que menos goles recibe de la parte baja de la tabla, 33 goles encajados en 21 partidos, evidenciando una mayor solidez en defensa.

A pesar de todo, jugadores y cuerpo técnico se han propuesto una misión: la permanencia. El equipo está compitiendo mejor, y eso ha traído dos buenos resultados que pueden levantar la moral del grupo. Los 3 puntos frente al Mérida mostraron una clara mejora del equipo, que supo competir bien en todos los momentos del partido.

Motivos de mejora

El capitán, Jesús “Pepote”, fue el mejor del equipo, y es el jugador que mejor muestra el carácter competitivo que necesita el conjunto amarillo para conseguir su objetivo, y ese carácter acaba contagiando al equipo. Uno de los puntos más fuertes del conjunto amarillo es la línea defensiva, en la que se sienten muy fuertes y con confianza de hacer un buen trabajo. Ante el Mérida, el Alcorcón salió con una defensa de 5 muy sólida. Más allá del gol encajado, atrás no sufrieron demasiado, y no concedieron ocasiones.

En la delantera, dos llegadas en el pasado mes de enero han tenido un efecto positivo en el equipo, Sergio Espejo e Ihab Mohamed. Sergio viene procedente del juvenil nacional del Rayo Vallecano y es un delantero centro polivalente, ante el Mérida peleó cada balón arriba y llegó a tener alguna buena oportunidad. Por su parte, Ihab es un extremo muy rápido y ágil que llega procedente del Trival Valderas juvenil. Tanto Sergio como Ihab ya llevan dos titularidades, y ambos han conseguido darle una cara diferente al Alcorcón.

Todos a una

Además, se nota una unión especial en el vestuario y en la afición, como nos contaba Aitor García en el postpartido del Mérida: “hay dos cosas clave que nos están haciendo salir de esta situación. La primera, es la unión de todos los chicos y la afición, que han animado desde el minuto 1. La segunda, es la capacidad que han tenido mis jugadores de salir del momento tan difícil en el que nos encontrábamos”. Está unión especial se hizo presente durante todo el partido y sobre todo tras el pitido final, con el mítico cántico: «Sí se puede». La resurrección del Alcorcón

Los del sur de Madrid se encuentran ahora a dos puntos de la salvación, o lo que es lo mismo, a dos puntos del Sanse, lo que les hace estar más metidos que nunca en la pelea por quedarse en la DH5. El Alcorcón buscará mantener estos buenos resultados en las próximas jornadas, aunque se aproximan dos desafíos, a priori, bastante complicados frente al Rayo Alcobendas y Real Madrid. La resurrección del Alcorcón