El Atlético de Madrid es un equipo que está haciendo las cosas muy bien en cuanto a cantera se refiere. Muchos son los jugadores que despuntan en las distintas categorías de la entidad rojiblanca, Oscar Bazaga es uno de los jugadores que apuntan a ser importantes para el club.

¿De quién hablamos?

Oscar Bazaga (2007) es un jugador nacido en la capital de España, en Madrid y que dio sus primeras patadas a un balón en el Noblejas y sus primeros pasos en una cantera profesional fueron en el Rayo Vallecano.

En la temporada 2020 recibió la llamada del Atlético de Madrid e ingresó en la cantera rojiblanca, temporada tras temporada ha conseguido llegar a División de Honor, siendo este su primer año como juvenil está siendo una pieza clave en el equipo de Luis Bueno.

La temporada pasada, en edad de cadete jugó en el Juvenil B y consiguió 9 tantos en 27 partidos, que para ser un delantero se puede pensar que son pocos, pero recordemos que aún no era ni juvenil. Además, un fijo en la selección sub-16, en 8 partidos logró 5 goles siendo el máximo goleador del combinado nacional la temporada pasada.

Oscar Bazaga
Oscar Bazaga

Temporada 23/24

Esta temporada está siendo fundamental en el esquema de Luis Bueno, siendo referente en la delantera junto con Jorge Rajado y Jairo Fernández, actuando por la banda derecha. En cuanto a sus características como jugador, destaca su velocidad y su dominio con ambas piernas lo que le permite hacer diagonales hacia dentro y tener más opciones a la hora de tomar decisiones.

Ha jugado 10 partidos, 8 de ellos como titular y ha conseguido 5 tantos, destacando un doblete frente al Real Murcia. Su gran rendimiento le ha servido para ir convocado con la Selección Sub-17 para el torneo clasificatorio al Europeo Sub-17 consiguiendo 2 asistencias.

Jugador que dará que hablar esta temporada y del que hay que mirar con lupa sus pasos, como ya están haciendo otros equipos como el Villarreal, Sevilla o Dortmund. El jugador rojiblanco que está despegando en el Atlético Madrileño tendrá el objetivo de seguir volando en DH sin un destino claro de donde pueden llegar sus límites.