El Real Madrid gana y arrasa a un Nápoles (0-4) que se vio muy superado en todo el partido, especialmente en la primera parte. Los blancos contaron de nuevo con figuras como Jacobo, Yusi o Manuel Ángel, que le dan un plus al equipo. También fue de la partida Gonzalo García, que tras su reciente convocatoria con el primer equipo, demostró lo diferencial que es anotando dos goles. Partido redondo para un Madrid que se jugará, previsiblemente, el primer puesto de grupo en Braga.

Primera parte: El Madrid fue un martillo percutor

El guion de partido fue el que nos esperábamos de inicio: un Nápoles replegado ante un Madrid con el control del juego. Nada nuevo en el equipo de Arbeloa. El Juvenil salió prácticamente con su equipo de gala, con las novedades de Gonzalo y Pol Durán en el once, y comenzó a dominar desde bien pronto.

Gonzalo y Chema avisaron al guardameta napolitano y el Madrid se fue sintiendo cómodo con el paso de los minutos. Con los laterales muy alto y Manuel Ángel moviendo al equipo, empezaron a aparecer espacios en los que De Llanos, Pol y compañía pudieron hacer daño. En una de esas jugadas, Hugo De Llanos recibió dentro del área y fue trabado por un defensa italiano. Penalti transformado por Gonzalo y 0-1 en el marcador. El Madrid no bajó ninguna marcha y percutió una y otra vez, como si de un martillo se tratase, la portería local. En el 37, tras varios pases en la frontal, una buena jugada colectiva acabó con un cabezazo de Manuel Ángel para hacer el 0-2.

Varios minutos más tarde, un buen contragolpe de los blancos lo aprovechó De Llanos para batir al portero y hacer el 0-3. Golpe durísimo para un Nápoles que no pudo acercarse a la portería de Fran y que se vio arrasado por un ciclón llamado Real Madrid.

Segunda parte: entender los timmings del partido

La segunda mitad fue algo más tranquila. El Nápoles, sin embargo, quiso desde el primer momento asustar al Madrid y comenzó a ser más agresivo en la presión para intentar jugar en campo contrario y cambiar el guión del partido. Pero el Madrid se mantuvo firme, moviendo el balón y concediendo poco, sin dejar de atacar nunca. El Madrid entiende los timmings del partido muy bien, y sabía que, con la renta en el marcador, debía esperar paciente el fallo del rival y matar el encuentro.

Ese fallo llegó en el minuto 62. La defensa napolitana, adelantada y estirada, dejó un espacio que aprovechó Gonzalo para irse solo frente al portero. También le ayudó la fortuna, y con un mal despeje del guardameta, el delantero blanco rebañó el balón y a puerta vacía dictó sentencia. El Madrid dio descanso a jugadores importantes (Manuel Ángel, De Llanos, Iker Bravo) y terminó el partido atacando la portería rival, como si fuesen los primeros minutos del mismo. Al final, amplia victoria del Real Madrid que arrasa y vuelve a  mostrarse seguro atrás y con una fluidez de juego que hace muy complicado frenar sus avances.

Próximos encuentros

El Real Madrid se encuentra primero de grupo con 6 puntos, empatado con el S.C Braga. Ambos con dos victorias, se jugarán el liderato el 24 de octubre en Portugal. Un duro compromiso para los de Arbeloa. Por su parte, el Nápoles no ha puntuado todavía y se antoja complicada su clasificación a fase eliminatoria. La próxima jornada jugará, también el 24, contra el Unión Berlín en Alemania