Hay liga. Disculpen, el tópico a veces ofende. Pero así es. El Atlético de Madrid de Antonio Rivas venció al Real Madrid de Jorge Romero (3-1) y agita la lucha por el campeonato.

Llegaba el partido correspondiente a la vuelta de esta primera fase en el Grupo 5 con distintas dinámicas para ambos equipos. Si bien el Atlético de Madrid parecía menos favorito, a quien peor le vino disputar el segundo derbi en dos semanas fue al Real Madrid. En cualquier caso, pudo agitar la coctelera de la épica futbolistíca en los últimos 15 minutos de partido.

Aprendió la lección el equipo rojiblanco del partido de Valdebebas, que salió como un avión en los primeros diez minutos. Pronto encontraría el camino: la salida de balón de los visitantes. Sufría Lucas Cañizares las recepciones de Álvaro Carrillo y Rafa Marín para salir con el balón jugado. Dicho y hecho, error en la entrega de balón (no era el primero) del guardameta blanco y Alberto Moreno abrió la lata (min.12)

Se despertó del letargo el Real Madrid, aunque le faltó completar la tarea, puesto que faltaban las ocasiones. Tampoco las había en el lado colchonero, más allá de una internada de David López por banda derecha con disparo raso que blocó Lucas Cañizares (min.18). Demasiado respeto por ambos equipos, que median cualquier posible tropezón hasta el final de los primeros 45 minutos.

Le dio igual a Bruno Iglesias, que reventó el partido con un disparo al palo corto potente que Alejandro Iturbe no pudo parar, consiguiendo el empate (min.60).

Decimos que reventó el partido porque en la segunda parte ambos equipos se sacaron la melena y empezaron a mostrar el potencial ofensivo. Avisó Alberto Moreno tras una gran cabalgada de Ibrahima por el carril derecho (min.58) que salvó Rafa Marín en la línea de gol, justo antes del gol de Iglesias. Por cierto, esfuerzo incombustible del central. Así como también de un Javi Serrano que estuvo impecable en tareas defensivas. Un festival de rigor táctico y de aplicar el ritmo de juego. Todas las opciones del Atleti empezaron por ahí.

Las otras, a partir de un actor inesperado que salió desde el banquillo: Joao Kildere dos Santos. Con algo de fortuna, el carioca abría el camino del gol con un rebote tras disparo lejano de Héctor Peña que despistó a Lucas Cañizares (min.72)

De forma algo más inexplicable, con un Real Madrid más volcado en busca del empate, el propio Joao aprovechó un contraataque para marcar el tercer gol con una cabalgada potente (min.77). Fue ahí cuando el Atlético de Madrid se sintió ganador. Se volcó en la celebración todos los titulares con todos los reservas y no convocados.

Aunque el Real Madrid no vendió la piel tan barata. Tuvo tres ocasiones claras: un remate de Bruno Iglesias en el minuto 82 tras cabezazo de córner que se fue fuera, un cabezazo de Isra Salazar que impactó en la madera (min.85) y un cabezazo de Theo que se marchó por muy poco (min.90).

No fue suficiente para acortar distancias. Se lo llevó el Atlético de Madrid , que se asegura seguir luchando por la Liga del Grupo 5 e infringe la primera derrota de la temporada al Real Madrid, que pierde su condición de invicto.