En la complejidad del fútbol base español, el caso de tener acuerdos formativos con otros clubes es habitual. En la DH4, tenemos los claros ejemplos del San Félix y Calavera, que son «filiales» de Málaga y Real Betis, respectivamente.

Vinculaciones positivas para ambas partes

San Félix y Calavera. Calavera y San Félix. Dos conjuntos que militan en la DH4 y que comparten una característica común. Ambos están asociados a un equipo que juega en su misma categoría. La vinculación entre el San Félix y el Málaga comienza en 2012. A partir de la temporada 12/13, el acuerdo entre ambos clubes en el apartado de fútbol base hace que los dos obtengan beneficios. Las categorías favorecidas serían juvenil y cadete.

El Real Betis une lazos desde más tiempo con el Calavera. Desde mitad del siglo XX guardan una estrecha relación que se constató en 2015 con la firma de un acuerdo para ligar ambas formaciones en el ámbito del fútbol base. Una retroalimentación que viene bien a ambos conjuntos. El San Félix se ha mantenido en la máxima categoría del fútbol juvenil en los últimos siete años y el Calavera ascendió en 2018, manteniéndose hasta ahora. Y no solo es permanecer, sino que hacer notables papeles. El año pasado quedaron entre los seis mejores equipos de la DH4.

La fórmula de Málaga y Betis con estos clubes es la siguiente. En un proceso lógico (sin contar a los mejores, que van por otras vías), los jugadores de primer año jugarán con el juvenil B en Liga Nacional. Los de segundo se incorporan a estos «filiales» en División de Honor. Finalmente, los de tercer año jugarán con el «primer equipo» de la DH4.  Nacho Pérez, entrenador del Málaga, explica que «la idea es distribuir por edades cada jugador en un equipo u otro; el abanico se amplía, teniendo más posibilidades».

El éxito de la fórmula

La temporada 2017/18 del San Félix ejemplifica los beneficios de este tipo de acuerdos. En este plantel se reuniría una camada de futbolistas que ahora ilusiona a la afición malaguista, con los conocidos Ismael Casas, Quintana o Cristo. Por encima de todos destaca el nombre de Ramón Enríquez que, actualmente, es uno de los mejores medios de Segunda División. El entrenador de esa generación es Alejandro Acejo, actual míster del Sevilla DH. Hablando de entrenadores, Sergio Pellicer fue entrenador del San Félix DH en la temporada 2014/15, siendo otro buen ejemplo. Nadie mejor para conocer la cantera de su equipo que el actual técnico del Málaga. Desde ese 2018, han aparecido más talentos provenientes del San Félix como David Larrubia o Loren Zúñiga, y se esperan más nombres en los próximos años.

En el caso del Calavera, el efecto todavía no ha calado en la primera plantilla bética, pero hay atisbos de que eso ocurra con los actuales nombres del juvenil. Eric Ruiz, Alejandro Daza o Manu Morillo tienen pasado blanquinegro en el Calavera. El Sevilla FC también ha picado algún jugador, como Lulo Dasilva o Pablo Ortiz para su juvenil A 20/21. Lo que queda evidenciado con todo esto es que estos dos clubes sirven de trampolín para equipos como Málaga o Betis, que forman a sus futbolistas.

Por su parte, San Félix o Calavera se «aprovechan» de este hecho para evolucionar también deportivamente. Los dos equipos se han clasificado para la Segunda Fase de Campeones haciendo un notable primer tramo de temporada, acabando terceros y cuartos, respectivamente. Con estos acuerdos, todos salen ganando.