Mañana fría en Valladolid que nos dejaba uno de los partidazos de esta jornada del DH5. Por un lado el Real Valladolid, quinto clasificado que quería resarcirse después de perder dos puntos la semana pasada en su visita a Soria. En el otro lado el Rayo Vallecano, segundo clasificado, que venía de ganar 2-0 la jornada anterior a la Amistad y quería meter tres puntos a un rival directo como son los blanquivioletas.

El inicio de partido fue inmejorable para los de Vallecas. A los 5 minutos Iván, tras una gran jugada, estrelló el balón en el palo de la portería de Gonzalo. Después del susto inicial el Valladolid se hizo con el control de la posesión. Pero los de Manu Olivas apenas generaron peligro en toda la primera parte. Un par de disparos desde la frontal de Víctor y Vaque fueron sus únicos acercamientos a la portería rival. Pasada la media hora de partido el Rayo estuvo a punto de marcar en una acción a balón parado, pero Gonzalo con una gran intervención desvió el cabezazo de Marco y salvó a los suyos.

La segunda mitad comenzó algo accidentada para los locales. Galde, jugador del juvenil B, que debutaba esta temporada en División de Honor, tuvo que pedir el cambio a los pocos minutos de volver de vestuarios. Sin embargo, pasada la hora de partido el Real Valladolid consiguió abrir el marcador. César Porras ganó la posición a la defensa visitante y logró transformar el gran centro que puso, desde banda derecha, Sergio Neira. Cinco minuto después los de Manu Olivas armaron una gran contra que remató finalmente el capitán Hugo San para marcar el 2-0 y poner distancia en el marcador. Con el marcador en contra se pudo ver un Rayo bastante frustrado. En los minutos finales el central vallisoletano José Luis Aranda tuvo en sus botas el tercero. Por su parte el Rayo acabaría el partido con uno menos después de una fea entrada de Víctor Revuelto en los minutos finales.

Con este 2-0 el Pucela sueña con la copa. Los de Manu Olivas, que siguen quintos en la clasificación, visitarán la semana que viene a un rival directo, el Leganés, tercer clasificado. Mientras tanto el Rayo Vallecano se mantiene en el segundo puesto, pero ya a seis de distancia del líder.  La semana que viene jugarán en casa frente al Getafe, otro rival de la parte alta de la tabla. Partido clave para los de Antonio Paredes, que de perder se pueden meter en serios problemas.