Llegábamos a la jornada 8 en la DH1 con Celta y Deportivo empatados a puntos en la zona de arriba, con los recién ascendidos a los que les estaba costando sumar victorias y con un Arenal que estaba último en la clasificación. La situación del equipo era muy mala, con tan sólo 2 goles marcados y sin haber ganado ningún partido hasta la fecha. Se acababa de llegar al primer cuarto de la temporada y el equipo asturiano se empezaba a ver en una situación muy complicada, con unos jugadores cuyo estado anímico empezaba a ser bajo por no encontrar el premio de la victoria. Sin embargo, se produjo la remontada del Arenal para seguir soñando con la permanencia.

Imagen
Imágenes del partido Arenal-Sporting de la jornada 19. Foto: Arenal CD

LA DINÁMICA CAMBIÓ CUANDO MÁS LO NECESITABAN

Todo cambió en la jornada 9, en un partido que jugaban contra el Bansander como visitantes. En ese partido cambió la dinámica de los de Borja Blanco, ya que se aprovecharon de un gol de Manrique Marcos Benítez en el minuto 24 y de la expulsión de un jugador del Bansander en el 28 para sumar su primera victoria por 0-1. Este resultado, aunque a continuación llegaron dos goleadas en contra ante Deportivo y Oviedo, le hizo ver al equipo que podrían sacar esa delicada situación a delante.

Después de esto, el Arenal despegó definitivamente a partir de la jornada 12. Le tocó enfrentarse a rivales de su liga, que pelean por no descender. Esto podría suponer un arma de doble filo, ya que perder contra estos equipos supone no sumar y hacer que el contrario sí sume. Sin embargo, el equipo respondió de forma muy meritoria a estos encuentros trascendentales, sumando 3 victorias y 3 empates en los últimos 9 encuentros (ante el Avilés, Ourense y Pontevedra). Esta racha de resultados los ha llevado a salir fuera del descenso, algo que parecía poco probable al principio de la temporada.

DEFECTOS Y VIRTUDES DEL EQUIPO

El Arenal tiene como principal problema el número de goles anotados hasta ahora, ya que lleva anotados tan sólo 12 goles. Sí que es cierto que los rentabiliza de la mejor manera, pero es un aspecto que deben mejorar si quieren seguir creciendo como equipo. En el aspecto defensivo el equipo está más compensado, ya que si dejamos a un lado las goleadas que recibió ante Deportivo y Oviedo, han encajado 18 goles en 18 partidos, una cifra que tampoco es demasiado abultada. En líneas generales, lo más importante es que el equipo compite bien y que suele llegar con opciones de ganar el partido a los minutos finales, algo que es muy positivo.

SE HAN COLOCADO FUERA DE LOS PUESTOS DE DESCENSO

Evidentemente el cuadro asturiano no está ni mucho menos salvado, ya que estar 2 puntos por encima del descenso a estas alturas significa que el equipo va a tener que sufrir para mantener la categoría. Sin embargo, sí que es cierto que la situación ha cambiado y que ahora se ven capaces de sacar puntos contra cualquier rival. La siguiente jornada tendrán un choque muy difícil ante el todopoderoso Celta, líder del grupo, en lo que será la antesala de un partido a vida o muerte contra el Val Miñor.

Para concluir, hay que decir que lo que ha hecho esta escuadra tiene mérito. Normalmente cuando se empieza así una temporada cuesta darle la vuelta, pero han demostrado las ganas y el carácter necesario para solventar este tipo de situaciones. El equipo puede descender o no, pero pase lo que pase deberán quedarse con la remontada del Arenal para seguir soñando con la permanencia.