El Real Oviedo recibía al Racing en la jornada 12 del grupo 1 de la División de Honor. El duelo era clave en el devenir de la parte alta de la clasificación. Se enfrentaban el segundo contra el tercero. El duelo acabó con empate a 1 y con épica. El duelo estuvo hasta el último suspiro.

Ambos equipos llegaban a este partido con un estado de forma espectacular y con la premisa de meterle presión al Celta de Vigo en la primera posición. El duelo se presuponía interesante y no defraudó. Los dos equipos solo han perdido un partido en lo que va de temporada. La lucha por la zona alta del grupo uno está siendo encarnizada y emocionante.

La primera parte no tuvo muchas acciones en la que solo hubo una tarjeta amarilla, en el minuto 12 para Jaime Coballes. En la primera parte no hubo goles y la cosa se fue con tablas al descanso y con todo por decidir en la segunda parte. La emoción iba a estar hasta el último suspiro.

Final con épica

La segunda parte empezó con el gol en el minuto 46 de Asier García Granda, que suma su sexto gol en su gran temporada siendo el pichichi del equipo cántabro. Hubo unas cuantas amonestaciones en la segunda parte para ambos conjuntos y la tensión iba en aumento. El Racing estaba asaltando el campo del Oviedo y provocaba un cambio importante en la clasificación. Si algo ha demostrado el Real Oviedo esta temporada han sido que no hay que darle por muerto hasta el final y eso pasó. José Luis Pereda igualaba el encuentro en el 93 y sumaba su cuarto gol en la temporada y evitaba la victoria visitante.

Hasta el último suspiro

Este partido reparte un punto para cada uno y la cosa sigue igual entre ellos. El Oviedo tendrá que visitar en la próxima jornada al Coruxo. Mientras que el Racing recibirá al Val Minor.