El Barça saca tres puntos (0-2) ante el Oporto en un partido regular de los de Óscar López. Marc Guiu y Alarcón sentenciaron al final y rescataron a un Barça que no dominó el partido y sufrió defendiendo. Gran partido de Cubarsí y del portero Yaako, que fueron claves para la victoria. Al margen de eso, tres puntos importantísimos para encarrilar la clasificación a las eliminatorias.

Primera parte: el poste rechaza al Barça

Muchas ganas teníamos de ver a los Fort, Cubarsí o Bernal en esta Youth League, tras demostrar un gran nivel en filial. El partido comenzó con el Barça mandando. Sin ser demasiado agresivo, los blaugrana incitaban con pases horizontales en defensa a saltar a los portugueses. En una de esas, un gran pase filtrado a Darvich, que no cuajó buena primera parte, acabó con un disparo alto. Primer aviso.

Un par de minutos después, en el 10, anularon un gol al Porto, obra de Candé, por una falta previa. A partir de ahí, el partido tuvo ratos para cada equipo. El Barça ya empezó a ser más vertical y juntar más pases por dentro. En el minuto 26, Marc Bernal recibió entre líneas y sacó un tiro que dio en el poste. El Barça avisaba de nuevo. El Porto también quiso el balón y tuvo un par de acercamientos a la portería de Yaako, que no acabaron en nada serio.

Al borde del descanso, en el minuto 40, una buena jugada en banda la recibió Guiu para soltar un derechazo que, de nuevo, se estrelló en el poste. Ese poste, rechazó al Barça en una buena primera parte. A pesar de ello, el empate no estaba siendo injusto.

Segunda parte: apareció la calidad cuando más falta hacía

La segunda mitad no empezó muy bien para el Barça. El equipo no conseguía dominar el partido, empezó a fallar pases fáciles en salida y el Oporto se fue haciendo grande. En el minuto 51, Cubarsí le sacó a Candé un gol bajo palos muy claro. Los interiores culés no aparecían y el juego no fue fluido. Ante cada pérdida, el Barça corrió muchos metros para atrás y el cansancio ya hacía mella. Yaako volvió a sacar una mano providencial en el 72 ante un tiro de Andrade. Malos minutos para los blaugrana.

Óscar López movió ficha y entraron Olmedo y Alarcón. Dani cambió a banda derecha. A partir de ahí, el juego comenzó a fluir. Dani recibió más balones y generó ventajas a su compañeros. El Barça se fue sintiendo cómodo y pudo plantar al equipo en campo contrario. Una buena presión colectiva, acabó con un pase filtrado de Dani para que Guiu fusilase al portero y hiciese el 0-1. Cinco minutos más tarde, Alarcón salió a la contra conduciendo él solo y, sin que nadie le parase, se plantó en el área lusa y marcó el segundo.

Tras una buena primera parte, y una segunda con muchos problemas, Guiu y Alarcón tiraron de calidad para salvar a un Barça que consigue tres puntos vitales para encaminar la clasificación.