Gabriel Veiga Novas (2002), más conocido, sobre todo este último año, por Gabri Veiga, sirve como ejemplo para todos los canteranos del Celta de Vigo. Su irrupción en el primer equipo en esta temporada, no está dejando a nadie indiferente.

Trayectoria

Aunque parezca mentira, Gabri Veiga se inició en el mundo del deporte con el baloncesto. Lo cierto es que no tardó mucho en cambiarse al fútbol y el Louro Tameiga (Mos, Pontevedra) se convirtió en su primer club. Después jugó en el Santa Mariña de Vigo, donde despuntó hasta tal punto que llamó la atención, con tan solo once años, de los ojos del Celta de Vigo. Llegó al club celeste en la categoría alevín y siguió el recorrido que todo niño que sueña con ser futbolista busca.

La clave y el empujón definitivo para el de Porriño llegó en el verano de 2019, cuando el Celta B le llamó para realizar la pretemporada. Gabri, conocedor de la oportunidad que eso suponía, se salió y no dejó indiferente a nadie. Ni si quiera a Óscar García, entrenador en aquel momento del primer equipo, pues un año después, lo hizo debutar en Liga ante el Valencia.

Imagen
Gabri Veiga en su primer partido en la Liga / Foto del R.C. Celta de Vigo.

Ese debut supuso una irrupción total de Gabri Veiga que, ni el cambio de entrenador le arrebató. Al contrario, con la llegada de Eduardo “Chacho” Coudet, el mediocentro fue ganando minutos que aprovechaba para hacerse notar.

Titular y a destacar

Gabri Veiga mantenía la ficha del Celta B (Primera RFEF), con quien incluso llegó a jugar la primera jornada, hasta hace unos días. Firmó en mayo de 2022 el contrato que le vincula al club vigués hasta 2026. Con su espectacular consagración en el primer equipo, la ficha del primer equipo era cuestión de tiempo. El 11 de enero de este mismo año, el canterano se convirtió en jugador del primer equipo del Celta de Vigo a todos los efectos.

En Vigo, guardan a Gabri Veiga como oro en paño. Es la joya de A Madroa y, no sorprendería que los clubes se empezasen a pelear por él. En el Celta, que no quieren desprenderse tan pronto del mediocentro, se están planteando una revisión salarial y de la cláusula de rescisión, que está en torno a 40 millones de euros.

Aunque debutó en la Liga el 19 septiembre de 2020, Gabri no se asentó definitivamente hasta esta temporada. La salida de Brais Méndez a la Real Sociedad le convirtió en titular indiscutible. Primero, para el Chacho Coudet; después, para Carlos Carvalho.

Selección española

Gabri Veiga llama la atención de cualquiera. Incluso de Luis Enrique, que lo incluyó en la pre lista para el Mundial de Qatar que conforman 55 jugadores. Finalmente, el técnico asturiano optó por dejarlo fuera. Gabri ya había sido internacional con la sub 18 y la sub 19, pero poco después, Luis de la Fuente, en aquel momento seleccionador sub 21, llamó por primera vez al mediocentro porriñés para disputar un amistoso frente a Japón en La Cartuja el 18 de diciembre.

Gabri Veiga entró en el descuento y, aunque apenas tuvo tiempo para demostrar nada, las puertas de la Rojita ya están abiertas para el 24 celtista.

Ejemplo para canteranos

Cualquier canterano del Celta de Vigo sueña con llegar al primer equipo y jugar al lado de sus ídolos. Como lo está haciendo Gabri, que funciona a las mil maravillas al lado de Iago Aspas.

En el juvenil A que milita en el Grupo 1 de División de Honor hay varios futbolistas que apuntan alto: Fer López, Álex Comparada, Álvaro Santos… son jóvenes que, hasta ahora, están siguiendo los pasos que dio Gabri Veiga para llegar a la élite.

La realidad es que son muy pocos los que llegan a ese sitio, pero si hay algo que tienen que hacer los jóvenes que lo sueñan, es fijarse en el ejemplo más reciente, Gabri Veiga: talento, trabajo y dedicación.

Foto de portada: R. C. Celta de Vigo