El equipo tinerfeño está saliendo del pozo tras haber conseguido tres victorias consecutivas. Los verdes han conseguido una proeza después de verse avocados a los puestos de descenso durante toda la temporada. El resurgir del Sobradillo se entiende por la fiabilidad defensiva y por la gran cohesión de grupo que han creado los canarios.

En la temporada 22/23, el Sobradillo consiguió una histórica sexta plaza en la DH6. El conjunto verde realizó una de sus mejores temporadas. Con esto, los canarios esperaban continuar con su buena dinámica en la siguiente campaña. El Sobradillo comenzó la temporada en una gran forma, al cosechar dos victorias, dos empates y una derrota en los primeros cinco partidos.

Mala dinámica y caída

Tras aquellos buenos resultados, el Sobradillo encadenó una serie de partidos sin conseguir la victoria, que hizo que cayeran varios puestos. Durante el mes de octubre, los tinerfeños cosecharon tres empates y una derrota.

En noviembre, el equipo sufrió una derrota ante el Mensajero en un duelo directo por la permanencia. Tras ello, cayeron en casa ante el Juventud Laguna por 1-3. No obstante, terminaron el undécimo mes del año con un resultado positivo, teniendo en cuenta al rival. El Sobradillo consiguió rascar un empate ante el Tenerife al terminar el encuentro 1-1. Los visitantes aprovecharon la fragilidad defensiva del conjunto de Suso Santana, que ha pinchado en repetidas ocasiones ante equipos de la parte media-baja de la tabla.

Como colofón final de año, el Sobradillo no consiguió anotar ningún tanto en sus tres partidos de diciembre. Cayó por la mínima ante Universitario en casa, empató a cero ante la Orientación Marítima y fue goleado por Las Palmas por 0-4. Con esto, el equipo verde encadenaba once partidos sin ganar en la DH6.

El resurgir del Sobradillo

Sin embargo, el año 2024 comenzaría de forma fantástica para el conjunto tinerfeño, rompiendo la racha y creando una positiva. Consiguieron por fin la ansiada victoria ante el Unión Viera por 2-1, aunque acabarían cayendo por 1-0 contra el Atlético Paso en la jornada siguiente.

En aquella altura de la temporada, el Sobradillo se encontraba en puestos de descenso a Liga Nacional. Los verdes solventaron esta difícil situación con una serie de victorias por la mínima que le harían establecerse en la parte media de la DH6. Vencieron por 1-0 a Marino, San Fernando y San José, respectivamente.

Una de las claves de estos últimos partidos y de toda la temporada es el gran porcentaje de porterías a cero. Aunque el Sobradillo es uno de los equipos menos goleadores, también es de los que menos encaja. Aquí tiene mucho mérito Dani Díaz, el guardameta titular. Ha encajado 19 goles en 18 partidos y se postula como uno de los zamoras de la competición.

Los próximos encuentros del equipo tinerfeño son ante Acodetti, Arucas y Huracán. El resurgir del Sobradillo se ha dado en estas últimas semanas, y los verdes intentarán continuar con esta racha para poder, al menos, acercarse a esa sexta posición de la temporada pasada.