Esta jornada 21 de la DH5 nos ha dejado claro que el Real Madrid quiere la Liga, y así se lo ha hecho saber al Rayo Majadahonda en La Oliva, en un partido muy disputado, sobre todo en la segunda mitad, pero en el que los blancos acaban llevándose tres puntos a casa.

Sin comparecencia

En la primera mitad el Rayo Majadahonda brilló por su ausencia, y el Real Madrid explotó la mala imagen de los majariegos para hacerse con el dominio del encuentro. Aunque al comienzo los locales plantearon una buena presión que obligaba al portero madridista a buscar envíos constantes en largo, los de Arbeloa lograban poner de cara a sus centrocampistas muy fácil, y ahí aparecían dos laterales a la espada como dos puñales. Yusi y Fortea hicieron mucho daño a la defensa majariega, y gracias a ellos llegaron las primeras ocasiones.

El primer gol del encuentro llegó por banda derecha, aunque fue Yañez quien lo inició. Desde la frontal, filtró un buen pase a Iker Bravo, que avanzó y le regaló el balón a Hugo de Llanos para que pusiera el primero del partido. El Rayo Majadahonda también logró hacer daño por la banda derecha, y apenas 5 minutos después empató el partido, con un centro desde ese costado para que Ciria rematara e hiciera el primero. A partir de ahí, el conjunto de Jesús Arribas se cayó.

Los blancos comenzaron a sumar pases en campo rival, a apabullar a los majariegos y encerrarlos poco a poco, y llegaron el segundo y el tercero de los blancos, obra de Hugo de Llanos y de Mesonero, ambos por la banda derecha en jugadas similares.

Vuelta de tuerca

En la segunda mitad el discurso de los locales cambió, y salieron mucho mejor plantados y con la idea de que no estaba toda la carne vendida. El primer aviso llegó del lado visitante, con un balón al palo de Iker Bravo, pero los majariegos poco a poco fueron entrando en el partido y llegando al área rival.

Justo cuando llegábamos al minuto 70, llegó el gol que recortaba distancias para los locales. Fue obra de Rodri, después de un gran pase de Hugo desde la portería a la espalda de la defensa blanca. El 10 majariego vio a Ferrán adelantado y no se lo pensó, clavando una vaselina perfecta para poner el 2-3. El Rayo Majadahonda siguió apretando, pero no era capaz de batir de nuevo al portero madridista, y los minutos seguían pasando. Ya en la última jugada del encuentro, una falta lejana botada por el Real Madrid engañó al portero majariego y supuso el 2-4 definitivo.

Con esta victoria el Real Madrid sigue la estela del líder, y recibirá a la Unión Adarve la próxima jornada. En cuanto al Rayo Majadahonda, caen a la cuarta posición, y deberán visitar al Numancia en la próxima jornada.