El conjunto de Iván Amaya venía de perder por tres a cero frente al Real Valladolid. No iba a ser tarea fácil el partido contra el club pepinero, que había hecho un gran papel en su grupo. Además, el CD Leganés había vencido la pasada jornada al Real Madrid, por lo que no iba a ponerle las cosas fáciles al Rayo Vallecano.

El partido comenzó con un dominio del Leganés y con ganas por meter el primero, pero ninguna fue peligrosa como para poner en apuros al meta. Por su parte, los locales defendieron muy bien y mantuvieron su portería a cero durante estos primeros minutos de intensidad. En el 21, el Rayo tuvo una ocasión clarísima para adelantarse, tras un gran disparo de Dani Rueda, que atajó el meta pepinero, y el rechace la sacó el defensa bajo palos.

En el minuto 30, un córner a favor del CD Leganés casi acaba en gol olímpico si no llega a ser por los reflejos de Dani. La jugada siguiente, Álvaro Baladía transformaba el primero para los suyos. Un recorte en la banda derecha que dejaba sentado al defensa y un zurdazo mandaba el balón hasta el fondo de la red. El Leganés no podía bajar los brazos, por lo que siguió apretando en este final de la primera parte sin anotar.

Tras el paso por los vestuarios, solo un equipo reaccionó. El Rayo Vallecano salió con ganas de morder y de matar el partido cuanto antes y así fue. En el 47, un golazo de Carrillo ponía el dos a cero en el marcador, tras aprovechar un fallo defensivo y regatearse prácticamente al portero. No contentos con ello, los franjirrojos siguieron con gran intensidad los siguientes minutos con ganas de meter otro más.

El CD Leganés no puso prácticamente oposición ni generó ninguna ocasión de peligro. Así, el conjunto local aprovechó y anotó el tercero en el 65. Un disparo de Asier que rebotó en el palo y metió Carrillo a puerta vacía. Con este último tanto, el partido se terminó. No hubo más ocasiones claras de gol para el CD Leganés, y el Rayo pudo anotar alguno más, pero se encontró con las manos visitantes.

Con ello, el Rayo Vallecano da un golpe de autoridad, anotando tres goles en un magnífico partido a pesar de tener numerosas bajas. Pablo, Cano o Manuel fueron algunos de los jugadores que vieron el encuentro desde la grada. Está claro que Iván Amaya sabe gestionar a los suyos y así lo hemos podido ver con este gran partido de los franjirrojos.