A falta de una jornada para el final de la competición, el CD Maspalomas ha conseguido matemáticamente la permanencia en la DH6. El club grancanario conseguía su objetivo la pasada semana gracias al empate a uno frente al Arucas, actual tercer clasificado. Por lo tanto, no era tarea fácil para los chicos de Samuel Delgado, que pudieron puntuar ante un gran equipo y consolidarse un año más como equipo de División de Honor.

Un inicio de temporada lleno de buenos resultados

Los primeros dos meses realizados por el conjunto de Maspalomas son para enmarcar. Consiguieron la victoria en las tres primeras jornadas con resultados abultados antes Las Zocas (5-0) y Águilas (0-5), sumado a la victoria por un gol ante el Sobradillo (2-1). En la siguiente semana llegaba la primera derrota frente al Mensajero (3-2), pero no perderían en las siguientes cuatro jornadas. Una vez más con resultados abultados, esta vez frente a Huracán (0-4) y Unión Viera (4-0). Sumando un total de 17 puntos en las primeras 8 jornadas y colocándose de esta manera en la zona alta de la clasificación.

El comienzo de la mala racha

La derrota ante el Tenerife (3-1) supuso el comienzo de una mala racha que les hizo perder muchas posiciones en la tabla, los de Samuel Delgado solo sumaron una victoria en diez encuentros. Ya con el comienzo de la segunda vuelta, recuperaron el aliento y volvieron a vencer a Las Zocas (0-3), Águilas (1-0) y Sobradillo (0-2), pero continuó la mala racha después de estos partidos.

Los grancanarios volvieron a pecar de irregularidad y cayeron de nuevo en una dinámica plagada de malos resultados. Solo dos victorias en once partidos les ponía contra las cuerdas, viéndose obligados a ganar en unas últimas tres jornadas en las que se decidiría todo con el Atlético Gran Canaria.

La tranquilidad de lograr el objetivo

Con la victoria ante el Orientación Marítima (2-1) y la victoria del Atlético Gran Canaria ante el Águilas (8-0), ponía emoción al tramo final de la temporada, donde si se hubiera dado un empate a puntos entre ellos, el Maspalomas hubiese sido el descendido. Para ello, el Maspalomas necesitaba puntuar y los rojiblancos necesitaban ganar al Sobradillo y Mensajero. De esta forma, gracias al empate a uno ante un rival tan duro como es el Arucas, que es tercero, certificaron de manera matemática su permanencia, siendo un año más de División de Honor.

Foto portada: CD Sobradillo