La UD Almería y Marbella FC se enfrentaban este domingo en la duodécima jornada de la DH4. Con este empate, el Marbella asalta el fuerte almeriense y corta la buena racha del Almería. De esta manera han conseguido aumentar la brecha con los puestos de abajo.

Ambos conjuntos afrontaban este encuentro con mucho en juego, pero por diferentes razones. Por un lado, el equipo malagueño buscaba salir de esa mala racha (2 puntos en los últimos 5 partidos) y aumentar la distancia con los puestos de descenso (12 puntos, a 4 del descenso). Por el otro, el club indálico buscaba alargar su gran estado de forma y mantener la gran dinámica que les ha permitido colocarse en la pelea por los puestos de arriba. De hecho, era tal la positiva situación deportiva, que en la pasada jornada conseguía sacar, in extremis, un punto valiosísimo en el campo del Real Betis Balompié (2º clasificado).

El Marbella asalta el fuerte almeriense

La calma antes de la tormenta

La primera parte del conjunto indálico comenzaba bastante similar a la del fin de semana pasado contra el Sporting Atlético. En apenas 15 minutos de juego, el equipo liderado por Zeus Carmona ya había conseguido adelantarse en el marcador por partida doble. Primero iba a ser Fuentes (minuto 9) mediante un poderoso remate completamente solo tras un saque de esquina y luego José Ismael (minuto 14) que parecían encarrilar el choque. De hecho, iban a mantener su gran juego ofensivo y las ocasiones más claras iban a seguir llegando de su mano. Sin embargo, el conjunto almeriense no pudo aumentar su ventaja y eso que el balón llegó a golpear el poste por dos veces.

Por su parte, a pesar de esta considerable distancia en el marcador, íbamos a ver un Marbella FC muy físico y ejerciendo una alta presión, pero al que no le acabarían de salir las cosas. Era tal el infortunio de los visitantes que iban a ver cómo Kelvin (un jugador muy poderoso e importante para el equipo) se tenía que ir sustituido tras lesionarse al chocar con un jugador de la UD Almería.

Una segunda parte tormentosa

Todo iba a cambiar al inicio de la segunda parte pues observábamos a un equipo visitante que tenía mucho que demostrar y que no quería volverse con las manos vacías. Fue tal el cambio táctico, que momentáneamente consiguieron tomar el control del balón y comenzaron a elaborar ocasiones peligrosas de gol. Finalmente, el premio por tanta insistencia ofensiva iba a llegar de las botas de Dani. El joven delantero iba a ser el causante de que el último defensor se equivocase al despejar un balón y este consiguiese robarlo para colar el balón entre las piernas del portero (minuto 63).

Sin embargo, un segundo batacazo iba a llegar 3 minutos después cuando los locales conseguían volver a aumentar la distancia en el marcador (3-1) gracias a un gol de Isra. A pesar de volver a verse dos goles por debajo en el marcador, los malagueños no se iban a rendir. De hecho, ya por el minuto 81 dispondrían de una ocasión clarísima que la defensa indálica iba a sacar bajo palos. Sin embargo, sería en la siguiente jugada cuando los visitantes forzarían un penalti tras un intento de de despeje acrobático por parte de Ahmed. Óscar, que había estado muy activo por la banda derecha durante todo el partido, iba a transformar la pena máxima (minuto 84) y volvería a recortar distancias.

El Marbella asalta el fuerte almeriense

Cuando la presión más apremiaba y los nervios estaban a flor de piel, de nuevo Dani (minuto 90) iba empatar el partido (3-3) y así obtener su doblete personal. De nuevo, al igual que en su primer gol, iba a poner nervioso al último defensa que se iba a hacer un lío y, tras un fortuito rebote, conseguiría marcar a puerta vacía. Este último gol iba a desatar la locura en el equipo visitante que se veía, por primera vez en el partido, con opciones reales de llevarse el choque. De hecho, iban a disponer de una última oportunidad muy buena, pero que la defensa rival iba a desbaratar.

Conclusiones

El Marbella FC ha conseguido asaltar el fuerte almeriense tras una segunda mitad frenética. El equipo consiguió mantener la sangre fría y robar un punto muy merecido que pudo haber sido más. Desde la llegada de Carlos Guzmán al banquillo, el equipo marbellí está mostrando una nueva cara. Se ha convertido en un equipo temible que deberá estar muy bien vigilado por los equipos de la parte alta de la clasificación. Ya consiguió robarle puntos al Cádiz en la jornada anterior y hoy lo ha hecho con la UD Almería. Su próximo rival será el nuevo líder de la DH4, el Sevilla FC.

Por su parte, la UD Almería no pudo ponerle el broche de oro a esta semana que tan buenas sensaciones le había dejado al equipo. Como bien comentaba su entrenador, Zeus Carmona, sus jugadores no habían sabido gestionar la ventaja con la que llegaban al tramo final del partido y eso lo han terminado pagando. El próximo encuentro de los almerienses será contra el CF Alhendín Balompié en Granada.