El RCD Mallorca logró pasar a la semifinal de la Copa del Rey Juvenil tras una victoria por 6-5 en la tanda de penaltis. Un 1-1 en un encuentro en el que el Deportivo de la Coruña lo intentó hasta el final pero no tuvo la misma suerte que los locales.

Asedio mallorquín

El primer tiempo comenzaba de manera frenética con ocasiones para ambos equipos. La primera llegaba en el minuto 4 de un centro de Alberto García por la derecha que remataba Axel Bejerano de cabeza en la frontal del área. La siguiente vendría del lado visitante en el 15′ con un buen centro lateral y remate con la nuca de Rajouani. Otra ocasión para el Mallorca en el 19′ llegaba de los pies de Alex Woiski con un disparo que se marchaba por muy poco de la portería de Román Noya. La más clara hasta el momento.

No obstante, tan sólo dos minutos más tarde, en el 21′ la suerte caería de su lado con el tanto en propia meta de Rajouani. Un centro lateral por la derecha de Bejerano que desviaba el central coruñés y que entraba de manera desafortunada en su portería asentando el 1-0 en el marcador. Pero los de Manuel Pablo no se rendirían, y pondrían el empate en el minuto 26 con un auténtico golazo de Álvaro Otero tras una gran jugada por la izquierda de Alejandro Martínez.

A partir de ahí, el partido tomaría un claro color rojo con ofensivas constantes del Mallorca. Apunto estuvieron de hacer el segundo en el 39′ con un disparo de Jan Salas que con el portero completamente vencido en el suelo, lanzaba por arriba de los tres palos. Alex Woiski y Francesc Riba lo intentarían también en unos últimos minutos de asedio mallorquín.

Ecuanimidad máxima

El segundo tiempo arrancaba de la misma manera en la que terminó el primero. Un zurdazo en el 47′ de Jan Salas para avisar al meta deportivista. Sin embargo, el partido se iba a enfriar con dos equipos bien replegados a sabiendas de la importancia del encuentro.

La siguiente llegaría en el 62′ de la cabeza de Jan Salas pero atajaba fácilmente el meta visitante. Alex Woiski tendría también un mano a mano poco después que también sacaba a la perfección Román Noya. El portero del Deportivo estaba siendo un dolor de cabeza para los de Carlos Muñoz.

Ambos entrenadores moverían ficha en los banquillos para intentar romper el empate en el marcador. En los últimos minutos los de Manuel Pablo tomarían las riendas de la posesión y de los ataques más importantes, pero también fallidos. El encuentro se iba a la prórroga con el 1-1.

Prórroga y penaltis

La prórroga comenzaría de la peor forma posible para el Deportivo de la Coruña, con una lesión de David Carreira en el 95′ que tenía que ser sustituido. Entraba Zoe Ceias en su lugar en una primera parte sin muchas ocasiones para ambos equipos. Ya en el segundo tiempo la tendría Antonio Bueno para el Mallorca en el minuto 108 con un zapatazo desde la frontal del área que sacaba de nuevo Román Noya. También lo intentaría Mardones en el 110 para los visitantes con un disparo alto, pero el encuentro se iba a decidir en la tanda de penaltis.

Una tanda en la que el RCD Mallorca lograría la victoria por 6-5 tras el fallo en el sexto penalti de Álvaro Otero, el mismo que anotó el tanto deportista. De esta manera, los de Carlos Muñoz clasificaban a las semifinales y a la «final four» y se verían las caras en las semifinales ante el CF Badalona.