El Atlético Madrileño y el Alboraya se enfrentaban en la jornada 26 de la División de Honor Juvenil en un partido al borde del infarto. El Atlético Madrileño se presentaba tras la dura derrota en Elche que le hubiera permitido estar a tan solo 2 puntos del liderato. El Alboraya por su parte venía de ganar en un duelo directo contra el Alzira.

 

Primera parte con nerviosismo

El partido comenzaba con el Atlético Madrileño dominando la posesión del balón pero con un nerviosismo impropio del equipo de Ángel Donato. El Alboraya conseguía acumular llegadas debido a los fallos en salida de balón de los defensas madrileños, pero sin generar peligro claro. La primera del partido la tuvo Rayanne en sus botas en una gran jugada por banda izquierda de Iker, el mediapunta disparó desde la frontal sin peligro para el portero.

En el minuto 23 llegaría la más clara del partido, un centro al primer toque de Matías encontró a Neri que cabeceó de forma brillante cerca del palo de Claudio. Muy activo Neri durante toda la primera parte que volvió a tener otra ocasión muy clara quedándose delante del guardameta pero disparando al medio sin problema para el portero.

Cuando el Atlético Madrileño comenzó a calmar sus nervios y empezar a controlar más el balón, los jugadores de arriba empezaron a encontrarse en el campo, y así en el minuto 43, Rayanne anotó el primer tanto del partido recogiendo un rechace el portero cuando detuvo el disparo de Javi Alonso.

Segunda parte al hilo de la primera

El partido continuó de la misma forma que acabó la primera parte, el Atlético Madrileño con ganas de ir a por más y el Alboraya defendiéndose y saliendo a la contra. En el 55´ llegó una ocasión clarísima para Rayanne, cruzando el balón pero Claudio pudo detener sin problemas. Más tarde era Darío Frey el que lo intentó desde lejos y su disparó se marchó rozando el travesaño.

El partido comenzó a trabarse, muchas faltas y mucha tensión en el ecuador del segundo tiempo. Los de Donato conseguían llegar al área rival pero no generaban ocasiones de gol, Rayanne lo intentaba por dentro, Neri usando su físico pero sin materializar, mientras que el Alboraya se defendía y conseguía contragolpear.

El Alboraya comenzó a llegar más al área de Luismi, la más clara fue en un centro por la banda izquierda donde el balón se paseó por delante de la portería sin ningún rematador claro. Cuando parecía que el partido se iba a quedar así, un centro al segundo palo desde la banda izquierda cambió todo. Remató Marc Ros para empatar el partido y hundir al Madrileño en el 90.

El partido contó con 8 minutos de descuento, el marcador iba 1-1 y parecía que al Madrileño le iban a quitar las esperanzas por seguir en la lucha del título. En el 98 Omar remató un centro desde el córner y desató la locura. Victoria por 2-1 en un partido al borde del infarto.