Mes de septiembre es sinónimo de primeros partidos de UEFA Champions League, con ello comienza la máxima competición juvenil europea, UEFA Youth League. El estreno de la competición ha sido a cargo del Sevilla y el Manchester City. El Manchester City trataba de sumar 3 puntos que le permitan su objetivo de pasar de fase de grupos, objetivo que no pudo cumplir en la temporada anterior, a pesar de ser campeón de Inglaterra, quedó eliminado siendo tercero del grupo A. El Sevilla por su parte busca mejorar el resultado del año pasado donde quedó eliminado en octavos de final tras perder 2 – 0 frente al PSG.

El partido comenzaba con ambos equipos erráticos en el pase, esa naja efectividad hizo un comienzo muy eléctrico donde ambos equipos buscaban hacer daño. En esos minutos, emergió la figura de Carlos Álvarez. El 10 sevillista, comenzó a dominar el balón siendo un quebradero de cabeza para el centro del campo inglés. No llegaban las ocasiones para ningún equipo, esta situación es muy exigente para los porteros que no pueden quedarse fríos para intervenir en la primera jugada de peligro. El portero del City recibió un balón votando que no pudo controlar y se marchó a córner. En ese córner, tras un mal despeje de la defensa llegaba el gol de Diego Hormigo.

Ese gol de ventaja fue un mazazo por el conjunto de Manchester, el Sevilla aprovechó los siguientes minutos para dominar el partido. El City comenzó a acercarse poco a poco a final de la primera parte, pero sin mucho peligro. En los momentos donde el City apretaba más, la solución fue dar el balón a Carlos Álvarez, que tiene un imán en el balón.  Al borde del 45, llegaba el empate para el City de la mano de su extremo izquierdo Borges, que estaba siendo lo más peligroso de su equipo. La primera situación donde el Sevilla no pudo defender bien, el balón acabó en el fondo de la red.

Sin cambios en el descanso, ambos equipos salían con los 22 jugadores que iniciaban el partido. Salía mejor el City, generando peligro en la meta hispalense y en el minuto 55 se ponía por delante. Mebude, recorta a varios jugadores del Sevilla dentro del área y daba la vuela al marcador en menos de diez minutos.  Las malas noticias para el Sevilla se sucedían, que seis minutos después caía lesionado su lateral derecho Sergio Veces. Puso toda la carne en el asador el Sevilla con la entrada de Iván Salguero e Iker Villar. El partido se rompió y cuando juegas con fuego te acabas quemando. Fallo en la salida de balón que Dickson definía para el tercer gol visitante.

La gota que colmó el vaso llegó en el minuto 79, cuando Salguero era expulsado de forma rigurosa al soltar el brazo, aunque sin impactar en Mebude. El extremo inglés que con tarjeta amarilla pisó al español y no recibió la segunda amarilla.  Esto acabó de sacar del partido a los jugadores, que en otra decisión dudosa el árbitro no señaló una clara falta sobre Carlos Álvarez que acabó en el doblete de Borges, en el minuto 89. Un penalti claro del portero del City, señalado fuera del área, en el descuento fue la última jugada de peligro del equipo español. Pero no del partido, que acabaría con el hat-trick de Borges, en una contra.

El Sevilla que empieza con una derrota en casa en un partido bueno hasta el minuto 40, pero las sensaciones no están siendo buenas para el juvenil del Sevilla. Como dice un refrán español, de tal palo tal astilla, y el comienzo del equipo sevillista no está siendo bueno. A las malas sensaciones dejadas contra el Algeciras se le suma esta derrota abultada, este equipo necesita recuperar las sensaciones.