En solo dos años el SD Compostela ha pasado de disputar la pimera gallega a hacerlo en la División de Honor. Uno de los nombres claves para ello ha sido el de José Miguens “Rati”. El entrenador llegado este pasado verano al juvenil del SD Compostela ha sido el artífice de un equipo que ha logrado un histórico ascenso desde Liga Nacional a División de Honor.

Enhorabuena por haber logrado un ascenso que es histórico para el Compostela, tras 17 años sin jugar en División de Honor. ¿Cómo lo habéis vivido en el equipo?

Muchas gracias. Bien, muy bien. Como tú dices, es mucho tiempo sin estar el Compostela en División de Honor. Así que una alegría inmensa, una ilusión muy grande. De hecho, ya lo visteis, que fuimos a por todas al principio de temporada y luego en la fase de ascenso fuimos a por los tres primeros partidos. Y bueno, luego ya nos dejamos ir, en el penúltimo y en el último. En estos partidos ya di minutos y la motivación ya no era la mismo y recibimos siete en Vigo, porque ya no era lo mismo. Pero muy bien y mucha alegría.

Para quien no lo sepa, el SD Compostela ha encadenado dos ascensos consecutivos, ¿esperabais lograr el ascenso a División de Honor tan rápido?

Cualquier equipo se llena de ilusión al comienzo de temporada, como es normal. Si no, no sales a competir. Nadie dice, bueno a ver si no bajamos. No. Lo que pasa es que tampoco pensábamos que iban a ser dos ascensos seguidos. Empezamos muy serios, hubo un buen trabajo detrás, desde la coordinación y nos lo tomamos en serio. A ver hasta dónde podíamos llegar.

Poco a poco, por el modelo de juego, por los jugadores, todo fue rodando. Los jugadores tenían ganas de ganar, ganas de entrenar, un modelo y una idea de juego que creo que les gustó. Y al final, cuando coinciden muchas cosas desde una buena coordinación, una buena planificación y un modelo de juego atractivo para los jugadores al final todo se acerca más. Y cuando ya vas rodado a mitad de campeonato y ves que estás ahí arriba, ya es mucho más fácil dar el último arreón para llegar. Entonces nos parecía incluso más fácil de lo que al principio se presuponía.

Si no me equivoco tú y tu cuerpo técnico llegasteis al SD Compostela este verano, era vuestra primera temporada al frente del equipo.

Sí, sí, era la primera. Habíamos hablado en años anteriores. Yo estaba en otro equipo. Ya había estado en Juvenil Nacional con otro equipo de aquí de Santiago, que era el Conxo Santiago. En cuanto me lo dijeron, yo estaba libre y fue bastante fácil. Tenía ganas, era atractivo y fue muy fácil decir que sí.

“dentro del cuerpo técnico nos llevamos muy bien, hay buen feeling”

¿Cuáles han sido las claves para que haberse adaptado tan rápido al equipo y lograr este éxito en el primer año?

Yo creo que, no sé si fueron las claves o si el orden de prioridades es así, pero dentro del cuerpo técnico nos llevamos muy bien, hay buen feeling. Entre la coordinación y el cuerpo técnico hay esa comunicación, esa línea directa. Y luego, entre el primer equipo, Yago Iglesias, Manu Castiñeiras y la categoría base del SD Compostela, hay mucha bidireccionalidad.

Yo creo que cuando hay esa reciprocidad y nos miramos los unos a los otros, intentamos ayudarnos los unos a los otros, sabiendo que el primer equipo es el primer equipo, es mucho más fácil para todos. Así que yo creo que la clave es la comunicación y luego tener clara cuál es la idea y la filosofía de juego dentro del club. La elección de jugadores y la elección de entrenador, pienso y entiendo que desde la coordinación es acercar esa idea y filosofía de juego a los jugadores y al entrenador.

Me comentabas antes que ganasteis los tres primeros partidos de la segunda fase, asegurando matemáticamente el ascenso, incluso el partido que lo certificó que era contra un rival directo, el Coruxo, lo ganasteis de manera muy holgada. ¿Cómo juega tu SD Compostela?

Nosotros intentamos un juego muy combinativo. Pero tampoco es, como digo yo, de tratar de salir siempre desde atrás con el balón. Es decir, nos adaptamos un poco a lo que nos demande el partido y el rival, pero sí que es verdad que somos un equipo combinativo, un equipo al que le gusta tener el balón y manejar los tiempos.

Entonces, si tengo que jugar a tercera o segunda línea, a partir de ahí puedo crecer. Pero si tengo que sacar el balón desde atrás, lo voy a sacar y voy a trabajar todo para sacarlo desde atrás y hacer daño en la siguiente línea. Es decir, propongo un fútbol combinativo, pero si me tengo que adaptar me voy adaptar. Qué pasa, que tengo jugadores para hacer un juego desde atrás y vistoso, y tengo jugadores verticales arriba. Entonces, hay mucho análisis de rival, miramos dónde podemos hacerle daño y todo esto lo trabajamos durante la semana.

En base a esto que me comentas de la planificación, de trabajar semana a semana. ¿De qué manera gestionasteis una temporada con tantos partidos, con la incertidumbre de la pandemia, no saber cuándo va a ser el próximo encuentro?

Lo primero, comunicándole a los chicos que se tienen que cuidar mucho. Si no, iba a haber muchos parones. Tuvimos la suerte de que nos cuidamos mucho. Haciéndonos PCR constantemente, cada 15 días. Jugando con mascarilla cuando hizo falta, luego cuando nos lo permitieron sin mascarilla con los espacios adecuados. Y a partir de ahí, íbamos partido a partido. Si no hay un positivo ni en el equipo contrario y podemos ir jugando, pues cada semana planteamos las cosas. Es verdad, que hubo equipos que tuvieron esos altibajos, con parones de 15 días, volviendo a las tres semanas a jugar. Nosotros tuvimos esa suerte de que nos cuidamos y lo prevenimos, y no tuvimos parones.

“el Compos es lo que anhelaba, estar en la máxima categoría juvenil”

¿Qué significa para un club histórico como el SD Compostela disputar la División de Honor?

Para el Compos es lo que anhelaba, estar en la máxima categoría juvenil, donde ya estuvo hace muchos años. Aquí piensan que esta es la liga y el nivel donde tienen que jugar. El Compos es un club grande, que estuvo en Primera y Segunda División, y que a nivel de juveniles debe jugar en la máxima categoría. Se anhelaba desde hace muchos años y por eso te dije antes que hay una alegría inmensa dentro del club. Es una ilusión muy grande.

A la hora de captar jugadores supongo que el club se nutre sobre todo de chicos de la zona. ¿Crees que convertirse en el club de referencia a nivel de fútbol base de Santiago, puede ayudar a dar un salto de calidad al primer equipo del SD Compostela a medio o largo plazo?

Ojalá sea así. La idea es esa. El Compos es un equipo que se tiene que nutrir de la base y lo tiene muy claro. Si es capaz de sacar jugadores para que jueguen en el primer equipo, es lo que tú dices, será un equipo de referencia aquí en Santiago. Ahora que pasamos a División de Honor ya es un equipo de referencia, está en la parrilla de salida. Y bueno, este año debutaron cinco o seis jugadores. Lo que está diciendo que el equipo se nutre de la cantera.

¿Cuál es la apuesta del club por la cantera? Sorprende que ver cómo otros equipos más pequeños de la zona jugaban en DH mientras el Compostela llevaba 17 años sin hacerlo. ¿Se está apostando más por el fútbol base desde el club ahora?

Gracias a Manuel Castiñeiras, el director del primer equipo y a Víctor Pazos el coordinador de cantera, desde que llegó al puesto hace tres o cuatro años, las cosas se pusieron sobre la mesa y se empezó a gestionar y organizar todo de otra manera. No sé lo que había antes, pero sí que es verdad que desde que él llegó hubo dos ascensos seguidos. Cuando se trabaja con el tiempo necesario, anticipando mucho los movimientos, es muy fácil trabajar así. Cuando hay alguien serio, que se involucra y que entiendo, pues es mucho más factible llegar a los resultados.

“con mucho trabajo dese atrás, de análisis y de vídeo para que lleguemos al partido del domingo y sepan a lo que nos enfrentamos”

Me hablabas sobre la participación de jugadores en el primer equipo o en el filial. ¿Cómo se gestionan estas ausencias?

Es con lo que tiene que convivir un entrenador de cantera cuando hay un primer equipo. La prioridad es el primer equipo, evidentemente. Tenemos la suerte de que tanto Yago, como su cuerpo técnico se han preocupado mucho de la cantera, entonces no nos dejan de lado. Es para mejorarlos a ellos, por eso hay esa reciprocidad.

Pero sí que es verdad que la gestión de las cargas para la semana es un poco complicada. Pero bueno, es lo que pasa en todos los clubs que están en Segunda “B” para arriba. Hay ciertos jugadores que a lo largo de la semana se van arriba y tú tienes que cambiar a veces los contenidos del entrenamiento, tienes que gestionar muy bien las cargas. Y con mucho trabajo dese atrás, de análisis y de vídeo para que lleguemos al partido del domingo y sepan a lo que nos enfrentamos y cuál es la idea del partido.

¿Qué diferencia al SD Compostela del resto de equipos en los que has entrenado?

La diferencia con el Compos es que es un equipo con estamentos mucho más claros. En el cuerpo técnico tengo un segundo, tengo un entrenador de porteros, tengo un ayudante. En momentos he tenido gente para análisis de datos o scouting, que me ayudan. También un coordinador siempre presente. Es decir, no es que en otros equipos no haya habido algo así, pero sí que es verdad que el Compos tiene un punto más de nivel en este aspecto. Un punto de estar más asentado en la categoría en la que ya está que es la División de Honor.

Para terminar, supongo que tendréis ya la mente puesta en la próxima temporada. ¿Qué objetivos os marcáis para el próximo curso? A nivel de juego, al subir la exigencia, ¿crees que tendréis que cambiar el modelo de juego?

Aún estamos hablando de cómo será para el año. Tenemos pendientes reuniones, para cerrar que el cuerpo técnico siga en el club. Aún hay reuniones porque lo dejamos un poco de lado en vacaciones para desconectar un poquito. Entendiendo que todo fuese así y siguiésemos de cara al año que viene, lo primero es que hay que adaptarse a la categoría. Hay ir viendo la categoría, ver los jugadores que quedan, qué es lo que tenemos, y en base a eso sin perder la idea y la filosofía de juego y la identidad que tiene el Compos, ver cómo nos podemos adaptar lo más rápidamente posible a la categoría.

Foto: SD Compostela