No está siendo una temporada fácil para los blancos. El equipo de Arbeloa se encuentra en la séptima posición de la tabla clasificatoria con 5 victorias, 2 empates y 4 derrotas. Este año estamos viendo las dos caras del Real Madrid; de local y de visitante. Mientras que en Valdebebas ofrece una versión dominadora y controladora de los partidos, fuera de casa está a merced del rival. De hecho, las cuatro derrotas las la sufrido lejos de su feudo.

En la temporada 22/23, el Real Madrid de Arbeloa batió todos los récords en liga, ganando el campeonato cediendo únicamente tres empates. Terminaron invictos y con 112 goles a favor, en los que Gonzalo García tuvo mucho que ver.

El entrenador salmantino seguiría al frente del timón del Juvenil A para la temporada 23/24, pero perdería a algunos nombres importantes. Al ya mencionado Gonzalo García hay que añadir los nombres de Nico Paz, César Palacios, Manuel Ángel o Edgar Pujol. Todos claves para la estructura del Real Madrid campeón.

Comenzaron los problemas

El inicio de temporada del equipo blanco comenzó a sembrar las dudas sobre su campaña. Empató los dos primeros partidos; a domicilio ante La Cruz Villanovense y en Valdebebas ante el ahora colista Numancia. En el tercer partido sufrió la primera derrota en liga desde el 19 de febrero de 2022. El Rayo Vallecano de Toni Paredes, que está haciendo una gran temporada, venció a los madridistas por 3-2.

Después de conseguir dos puntos de nueve posibles, el Real Madrid encadenó tres victorias consecutivas ante Leganés (2-0), Sanse (0-2) y Rayo Majadahonda (4-0), que ayudaron a subir la moral del equipo. Además, las porterías a cero eran un buen presagio de lo que podría venir a continuación.

Las dos caras del Real Madrid

Quitando el tropiezo ante el Numancia, el Real Madrid había respondido en casa llevando el control del los partidos y siendo año y señor del balón. No obstante, fuera de casa se había visto una versión del equipo blanco diferente, estando a contracorriente del rival y sufriendo en exceso.

Después de la mencionada victoria ante el Rayo Majadahonda, el Real Madrid de las dos caras se iba a acentuar al máximo. Los de Arbeloa cayeron por 4-2 ante la Unión Adarve en Ganapanes, en un partido en el que los lobos remontaron tras ir perdiendo al descanso. El difícil campo de los del Barrio del Pilar, unido al desplome del equipo blanco en la segunda mitad hizo que el Real Madrid perdiera su segundo partido en liga.

En la siguiente jornada ante el Alcorcón, el equipo madridista venció con autoridad por 3-0 a los alfareros con una gran versión de los merengues. No obstante, la derrota en el derbi ante el Atlético de Madrid en la semana de después fue muy dolorosa para el Real Madrid. Fueron ampliamente superados por un conjunto rojiblanco que va volando en este DH5.

En los próximos dos partidos, los de Álvaro Arbeloa sufrieron un déjà vu; victoria aplastante ante la CI Amistad por 4-0 en casa y derrota abultada a domicilio ante el Valladolid por 3-1.

Es decir, que en los últimos tres encuentros en casa el Real Madrid ha sacado todos los puntos posibles, no ha encajado ningún gol y ha anotado once a favor. Por el contrario, en los últimos tres partidos como visitante, los vikingos han sido derrotados en todos y encajando nueve goles.

El equipo de la capital vaga por el medio de la clasificación sin rumbo fijo y, a pesar de los buenos partidos en Valdebebas, sufre en exceso y se deja muchos puntos a domicilio. Las dos caras del Real Madrid no permiten que los blancos se encuentren más arriba en la tabla.