Un 29 de mayo de 1924 se fundaba un equipo, que a día de hoy se ha convertido en una religión. El Rayo Vallecano de Madrid no es solo un club o una institución, es un sentimiento una forma de entender la vida. Y como buena forma de entender la vida se transmite desde los mayores hasta los más pequeños. El lema de la vida pirata es la vida mejor no es solo una letra, es un estilo de juego, una forma de entender el fútbol. Los chicos de Mario Otero con esfuerzo y trabajo han conseguido volver a hacer historia metiendo al Rayo Vallecano en copa del Rey.

La temporada pasada del Rayo Vallecano en copa

El equipo entrenado en ese entonces por Iván Amaya empezó la temporada de forma espectacular y hasta el mes de diciembre estuvo cerca del primer puesto. En ese equipo jugaba Pablo Muñoz, jugador que este año debutó con el primer equipo del Rayo Vallecano en el encuentro que disputaron frente al Atlético de Madrid.

Pablo Muñoz, jugador del Rayo Vallecano durante un encuentro en División de Honor

Su rival en ese encuentro de 1/16 fue el Real Madrid, en un encuentro que perdieron por 3-0. Un resultado que no reflejó lo visto en el campo. Su estilo de juego con presión alta y, en ocasiones se acercaron de forma bastante peligrosa a la portería blanca, pero al final, la fuerza en las dos áreas de sus rivales fue la que hizo que los vallecanos se despidieran de manera algo prematura de la competición del KO.

El camino de los de Mario Otero

Los chicos de Mario Otero no han tenido fácil la clasificación a copa. En una temporada que empezaron con derrota frente al Fuenlabrada. La expresión de la vida pirata es la vida mejor, contempla el hecho de que es la mejor vida pero no la más tranquila.

Esta temporada se han sumado grandes equipos como el Alcorcón o el Leganés a esos puestos de copa, lo que hacía que llegaran a la última jornada con posibilidades de ser terceros / cuartos o quintos. Eran los encargados de abrir la jornada frente al segundo clasificado, el Atlético de Madrid.

El partido comenzó muy buen para los vallecanos con el gol de Becerra que les hacía irse al descanso con la clasificación para copa asegurada. En una gran segunda parte del Atlético y con diez jugadores en el campo en casi la totalidad de los segundos cuarenta y cinco minutos, el resultado final fue de 5-1 a favor de los de Torres.

11 del Atlético de Madrid

Esta situación aseguraba la clasificación de Leganés y dejaba la pelea entre Rayo y Alcorcón por la última plaza de copa del rey. El conjunto alfarero tenía ganado el enfrentamiento directo con el 3-1 que consiguieron en un partido pasado por agua.

La cronología del domingo

El domingo se disputa a las 13:30 el encuentro entre Fuenlabrada y Alcorcón. Los de Gonzalo Cuenca necesitaban sumar un punto para entrar en copa y desplazar a los vallecanos a la quinta plaza. En un partido sin goles el resultado final de empate supuso que los rayistas fueran desplazados al quinto puesto.

Nunca un punto supo tan bien

A las 15:30 que finalizó el partido en la Dehesa, estaban quintos de grupo y eran el cuarto mejor quinto por promedio. Pasaron de depender del Fuenlabrada a depender del FC Barcelona. Los culés debían ganar al San Francisco para hacer que tuvieran peor promedio. El triunfo blaugrana por tres goles a cero, provocaba que el golaverage del equipo madrileño fuera mejor.

El trabajo tuvo recompensa

Una vez finalizado el encuentro en el Joan Gamper y el empate entre Nastic y Mallorca, era oficial, una temporada más eran equipo de copa del Rey. El trabajo de jugadores y cuerpo técnico durante estas quince jornadas tenía su recompensa.

Desde la portería con uno de los porteros mejor situados en la clasificación de zamora, Mario Ramos. La línea defensiva con un Joan Castaño que está aportando goles importantes para sumar tres puntos, al igual que Marco de la Sías. Subiendo a posiciones más ofensivas nombres como Samu Becerra o Abel Sánchez han hecho una gran primera parte de campeonato. Y los goles de Iker Perera y Ninte Nater han terminado por hacer que este equipo sea el quinto clasificado.

Rayo Vallecano durante el partido ante el Getafe

Ahora esperan conocer a su rival entre Alavés, Málaga o Elche, los otros mejores quintos  de la División de Honor. Sin duda, el equipo de Mario Otero es un equipo que se entrega desde el primer balón hasta que el árbitro pita el final del partido. Un equipo con actitud y carácter y un juego muy distintivo. El éxito o el fracaso en esta competición se decide siempre por pequeños detalles, sin duda, la calidad y la entrega de este equipo está asegurado.

Llega la competición de las ilusiones y de las sorpresas, de los equipos pequeños sorprendiendo a los grandes. Y como dice la canción, la vida pirata es la vida mejor.