La sorpresa del grupo 7 de la División de Honor llegó este domingo a las 12, cuando el Alzira consiguió empatar un encuentro contra el Valencia en la Ciudad Deportiva de Paterna. Para todos, esto era una gran sorpresa, ya que el líder de la clasificación siempre consigue imponerse a sus rivales. El encuentro empezó con la dominancia de los ches, que cansaban a sus rivales con un estilo de juego que consistía en correr con el balón y dar pases largos. No obstante, los visitantes supieron igualar el marcador y dominar al Valencia en numerosas ocasiones.

El conjunto blanquinegre era invencible excepto para el Villarreal, el único conjunto que podía hacerle frente. Pero el Alzira, estando noveno en la clasificación y con 30 puntos, supo imponerse, a pesar de su negativa racha de partidos. Quien sí se beneficia de esta situación es el Atlético Madrileño, quien queda a tan sólo tres puntos de distancia del líder, y que esta semana ha vencido al UCAM Murcia. El Alzira podría ponerse, en las próximas semanas, séptimo en la tabla, ya que esta a un punto del UCAM y a dos del Cartagena.

https://twitter.com/JuvenilDH/status/1647533303472304129?s=20

Gol tempranero del conjunto blanquinegre

El encuentro empezó a las 12 en la Ciudad Deportiva y desde el principio se apreciaba la dominancia de los locales. A pesar de generar pocas ocasiones, conseguían anteponerse a sus contrincantes jugando el balón en pases largos, lo que adelantaba el cansancio de los otros. En el minuto 11, el delantero valencianista Aimar consiguió anotar el primer tanto del partido, gracias a la asistencia de su compañero Juli. El Alzira no bajó los brazos e intentó revertir esta situación. En el 26, el mediocentro Xente logró igualar el marcador, dándole a su equipo el primer gol, que les supuso una inyección de moral. Fue la única ocasión que los visitantes tuvieron y supieron aprovecharla a la perfección. La joven promesa blanquinegra Joselu llegó en el minuto 37 para tomar ventaja con un golazo asistido por el protagonista del primer tanto, Aimar.

El descanso llegó, dejando un resultado de 2-1 en el marcador, tal y como el público preveía. Los quince minutos fueron necesarios para ambos equipos, que recargaron energías en el vestuario.

 

El dominio visitante

Nadie se esperaba lo que sucedería en la segunda mitad del partido. Nada más comenzar este tiempo, el Alzira arrancó con mucha más fuerza y demostrando, en este momento, su superioridad. Xente volvió a hacerlo y anotó el segundo gol de su equipo tras una falta al borde del área en el 48. El medio lanzó el cuero, chocando en la barrera y entrando posteriormente en la portería rival. Desde este momento, el partido pasó a ser dominado por el conjunto visitante. Ningún equipo conseguía generar peligro ni ocasiones, pero el Alzira adoptó un estilo de juego similar al que aplicaban sus rivales. Se paseaban con el balón de un lado del campo a otro, y provocaban que los ches se cansaran corriendo tras él.

El partido finalizó con el empate de ambos conjuntos en Paterna, dejando un encuentro muy emocionante con la sorpresa del grupo 7 esta jornada.

 

La próxima semana, el Valencia visitará a su rival directo, donde ambos equipos se juegan ser primeros en la liga. El Atlético Madrileño, que se encuentra a tan sólo 3 puntos por debajo del Valencia, podría hacerse con el liderato si mantiene su buena racha de victorias. Del mismo modo, el Alzira recibirá en el Venecia al Cartagena, también rival directo, a tan sólo dos puntos de diferencia.

Lo que sí tenemos claro, es que jornada 28 será muy intensa y emocionante, ya que muchos de los equipos se juegan posiciones interesantes.