Nacido en el 2002 y con mucho talento en las botas, Juancho está siendo una de las revelaciones en el Villarreal. Argentino y lleva la picardía como bandera.

Con tan solo 19 años y en División de Honor, tiene más picardía y atrevimiento que muchos futbolistas que juegan en categorías superiores. Así definiría al bueno de Juancho. Pícaro y atrevido. Ese tipo de jugador que te revoluciona un partido plano y monótono. Para el aficionado, es un gustazo ver a Juan Pérez “Juancho” porque se sale de la norma. Intenta hacer cosas imprevisibles, ponerle picante y ritmo al partido. Sangre argentina.

Vamos primera con la pizarra. El equipo dirigido por Pere Martí juega habitualmente con un esquema 4 4 2. Juancho lo hace como interior derecho. Pegado a la banda, pero con tendencia a ir hacia dentro para dejar todo el carril a Marcos Sánchez, lateral derecho. Más que un extremo o interior, Juancho tiene alma de mediapunta. Se siente más cómodo jugando por detrás de los delanteros centros y entrando mucho en juego con el balón. Tiene mucha libertad a la hora de moverse en el campo.

A nivel técnico, es un jugador hábil que, aunque no haga muchos malabares ni regates fantasiosos con el balón, sabe cómo zafarse del rival. Pese a no tener mucho físico ni mucha altura, Juancho lo pelea todo. Va al barro en cualquier situación. Un luchador nato. Normalmente, cuando juega por dentro, se sitúa entre los centrales del equipo rival y los pivotes. Eso provoca que, con un pase de Rodrigo Alonso o Jordi Ortega, gire por completo al rival y tenga que correr hacia atrás (el rival)

Además de lo comentado, es un jugador que interpreta muy bien el juego de su equipo. En el césped, la toma de decisiones es instantánea y Juancho las ejecuta al momento. Toma ventaja de cualquier situación, pese a encontrar adversidades en el camino. Recuerdo el partido contra el Levante en Miralcamp (2-3) en el que el argentino fue el MVP del partido sin duda. Su entrada al campo fue inesperada después de la lesión de Miguel Ángel Ruiz. Salió en la medianía de la primera parte y fue decisivo. Marcó el 1-2 para el equipo de Pere Martí y fue un quebradero de cabeza para el conjunto de Orriols. Pudo marcar algún gol más y fue determinante en ¾, su zona favorita.

Destaca saber en la faceta de agitador. Remueve los partidos como nadie y les da una velocidad mucho mayor, algo que se echa en falta en muchos duelos. Para el espectador, es un disfrute ver a Juancho en acción. Un jugador muy divertido que está haciendo una gran temporada. Sobre todo, este último cuarto de temporada me ha encantado. La primera en el Villarreal, hay que remarcarlo. La pasada campaña estuvo en un club afiliado al Villarreal como es el C.D Roda.

Es un chico muy joven y debe seguir mejorando y formándose en el Villarreal. Sin duda, va por el buen camino al igual que sus compañeros. Juancho Pérez, un gran descubrimiento.

Foto: Villarreal CF