Segunda jornada del Torneo del Algarve para la selección de Hernán Pérez. Después de una más que contundente victoria (0-7) ante Alemania la “rojita” se enfrenta a Portugal. La anfitriona también goleó en su primer partido al vencer a Países Bajos por un total de 6-0.

Comienzo igualado

Ambas selecciones salieron al terreno de juego con un planteamiento similar. Tanto lusos como españoles querían tener el control de la posesión y en fase defensiva hacían gala de una presión alta que incomodase a su rival. Esto llevó a que ambos conjuntos se contrarrestaran a la perfección durante los primeros cuarenta y cinco minutos de partido. Sin embargo, los portugueses fueron los que se encontraron algo más cómodos, ya que la mayor parte de la primera mitad se jugó en campo español.

Partido sin grandes ocasiones

La igualdad en el juego no solo se plasmó en el marcador sino que también lo hizo en lo que a las oportunidades se refiere. Ninguna de las dos selecciones logró generar peligro en la portería rival. La mejor ocasión la tuvo España a los pocos minutos de partido. Tras una gran jugada de David Otorbi por banda derecha el extremo del Valencia puso un gran centro raso que remató Guillermo Fernández. No obstante, el jugador del Barcelona, cuando lo tenía todo para marcar, mandó el balón por encima de la portería de Diogo Ferreira. Portugal también tuvo algún acercamiento. El más claro un centro-chut de Afonso Sousa que se paseó por el área pequeña sin encontrar rematador.

España arrancó muy bien en la segunda parte. Los de Hernán Pérez lograron imprimir un punto más de ritmo que sus rivales. Oyono tuvo en sus botas el 0-1, pero tras un gran amago su disparo al palo más cercano se marchó al lateral de la red. Portugal, a pesar de no gozar de sus mejores minutos, tuvo una ocasión clarísima. El portero español Álvaro González cometió un error en área propia en salida de balón, pero se recompuso de gran forma para detener el disparo de Afonso Patrao.

Con el paso de los minutos Portugal volvió a las sensaciones de la primera mitad con la diferencia de que esta vez sí que logró obtener recompensa. Tras un par de rebotes en el área española Cardoso Varela enganchó un balón muerto en el área y con un disparo cruzado anotó el 1-0.

Últimos intentos de España

En los últimos quince minutos de partido España trató de quemar todas sus naves en busca del gol del empate. La “rojita” embotelló al combinado luso, pero la gran defensa de los anfitriones impedía cualquier opción de generar peligro del ataque español. Sin embargo, en el minuto 87, Beñat García robó en el centro del campo el esférico y metió un buen balón al área que Sydney no desaprovechó para marcar el gol del empate.

Empate de poder a poder entre las dos selecciones de la Península Ibérica que deja a ambas líderes de este Torneo del Algarve con cuatro puntos. España, al tener mejor diferencia de goles, depende de si misma para finalizar primera. Para ello la sub-17 deberá ganar el próximo jueves a la selección de Países Bajos.