El conjunto de la franja verde ha realizado un último mes increíble en cuanto a resultados y sensaciones. El Rayo Alcobendas quiere la quinta plaza, ya que está a tan solo cuatro puntos de ella. En su camino hacia este objetivo tendrá que pelear con Rayo Vallecano, Getafe y Real Valladolid. Por ello, repasaremos las claves de esta gran racha del equipo de Miguel Ángel Quejigo.

Punto de inflexión en la temporada

El Rayo Alcobendas había terminado la primera vuelta de la DH5 con malas sensaciones. En diciembre, el equipo del norte de Madrid consiguió un punto de 9 posibles, empatando ante La Cruz Villanovense y perdiendo ante el Mérida y el Real Madrid. Para la segunda vuelta, en el club querían darle la vuelta a la situación, comenzando por vencer a un mermado Numancia. No obstante, aquel sueño se convirtió en pesadilla.

El Rayo Alcobendas cuajó uno de los peores partidos de la temporada y perdieron por 0-3 ante el equipo soriano. Tras la derrota, Miguel Ángel Quejigo se encontraba en la cuerda floja, ya que su destitución era una posibilidad cada vez más real. En la siguiente jornada, el Rayo Vallecano sería el juez del entrenador, ya que un pinchazo del conjunto franjiverde aumentaría las probabilidades de que dejase de ser el técnico.

Sin embargo, el Rayo Alcobendas inició una serie de grandes resultados para alejar los fantasmas del descenso y colocarse en la media tabla. Comenzarían con el anteriormente citado partido ante el Rayo Vallecano, en el que se impusieron por 0-1 con todo en contra. Tras ello, aprovecharon la resaca copera del Leganés para endosarles 4 en casa y se llevaron el derbi del norte ante el Sanse por 0-2. El equipo de Miguel Ángel Quejigo le había dado la vuelta a la tortilla de forma brillante.

Tras una serie de empates en los que pudo pasar de todo y una derrota ante el Atlético de Madrid en Alcalá, el Rayo Alcobendas encararía la parte decisiva de la temporada. Los blanquiverdes jugarían ante dos de sus rivales directos por la quinta posición, por lo que necesitaban un buen colchón de puntos.

El Rayo Alcobendas quiere la quinta plaza

Los de Miguel Ángel Quejigo comenzaron esta serie de partidos ganando cómodamente al Amistad en Valdelasfuentes por 2-0. El resultado pudo ser más abultado, pero los locales echaron el freno de mano en la segunda parte. Después, tendrían una salida complicada a Castilla y León, en donde se enfrentarían al Valladolid. No obstante, el Rayo Alcobendas se impuso por 2-4 al Pucela y mandaba un mensaje claro de cara al resto de la temporada.

Empataron a cero ante el Getafe en el siguiente encuentro, en un partido extremadamente táctico y planeado al milímetro por ambos entrenadores. A pesar de algunas ocasiones, nadie quiso perder aquel choque. En la última jornada, el Fuenlabrada no fue rival para los franjiverdes, ya que golearon por 0-4 en una exhibición ofensiva.

Las claves del resurgimiento

Desde principio de temporada, el Rayo Alcobendas ha sido un equipo muy propositivo con balón y dueño de la posesión en la mayoría de partidos. Este estilo de juego comenzó a carburar pronto y, excepto en el valle de rendimiento de final de año, se ha consagrado hasta ser una seña de identidad del conjunto madrileño.

La salida de pelota desde el guardameta Jandro, pasando por los centrales y laterales, es formidable. Yahya, que viene siendo uno de los pilares, se ha asentado en la posición de central tras la lesión ante el Adarve de Axel Espínola, que había venido en enero procedente del Real Madrid. También los laterales son una parte fundamental del equipo, con Suk y Alberto (también traído en el último mercado) siendo puñales ofensivos. Generan superioridades constantes asociándose con los extremos.

Otra de las claves es la grandísima temporada de Javi Rubio, el termómetro del equipo. El mediocentro, que cuenta con un centro de gravedad bajo, está jugando su mejor fútbol, por lo que no extrañaría verle en un Primera o Segunda RFEF la temporada que viene. Se asocia de maravilla con todo el equipo y baja a recibir cuando es necesario para ayudar en salida de balón.

En definitiva, con este sprint final, el Rayo Alcobendas quiere la quinta plaza. Para ello, tendrá que luchar ante Rayo Vallecano, Getafe y Valladolid si quiere obtener el puesto. Los tres compromisos que le quedan son Mérida, Villanovense y Real Madrid. Un calendario en montaña rusa para concluir una buena campaña.