La jornada 21 de la DH4 enfrentaba a Melilla y Marbella en la Ciudad Autónoma. Gracias a este encuentro, el Marbella sale del descenso a fuerza de goles. Más allá del fútbol, el partido estuvo marcado por el bonito gesto de ambos conjuntos, al portar un brazalete verde todos los jugadores en homenaje al día mundial contra el cáncer, que se celebra mañana.

La UD Melilla llegaba a este partido tras una esperanzadora victoria en casa frente al Sporting Atlético (el partido de la jornada 20 frente al Real Betis fue aplazado), al igual que el Marbella, que se había impuesto en casa por 2-0 al Xerez Deportivo.

Igualdad

La primera parte se desarrolló sin muchas ocasiones, con un juego parejo, buscando ambos equipos sus oportunidades para adelantarse en el marcador, pero sin exponerse demasiado a ataques de su rival que pudieran hacer daño a su defensa. Parecía que el partido iba a decantarse del lado que primero mandara el balón al fondo de la red, y así fue, aunque ese gol no llegaría en los primeros 45 minutos.

Vendaval marbellí

La segunda mitad fue opuesta a la primera. El Marbella sabía que tres puntos podían significar salir del descenso en esta jornada 21, por lo que fue a por todas. Y vaya que si lo logró.

Nada más arrancar la segunda mitad, Óscar Escobar ponía el primero para los visitantes. Apenas dos minutos después, era Daniel González quien perforaba de nuevo la portería de Oscar Valladolid para adelantar a los suyos. Los malagueños no levantaron el pie del acelerador, y justo antes de llegar al minuto 60 Bernard Korkouvi ponía el tercero en el luminoso. Tres goles en menos de 15 minutos que sentenciaron el partido, y dejaron al Melilla sin opciones de remontada.  Ya en el minuto 83 Daniel González puso el 0-4 definitivo, y los tres puntos se volvieron a Marbella.

Esta derrota deja muy tocado al Melilla, que podía encadenar dos victorias consecutivas por primera vez en la temporada aprovechando el partido en casa. Quien si encadena dos victorias consecutivas es el Marbella de un Daniel González que está a un ritmo goleador top, y permite a su equipo salir de los puestos de descenso.