Real Madrid y AC Milan nos iban a brindar un partidazo en los cuartos de final de la Youth League. Los blancos llegaban a esta eliminatoria habiendo encajado un gol en toda la competición y partían como favoritos. El Madrid dice adiós a la Youth League.

Repaso blanco

El Real Madrid salió muy bien al partido, muy serios y sabiendo el gran equipo que tenían enfrente. El Madrid es un equipo de grandes momentos y los jugadores lo tenían en cuenta. César Palacios comenzó el partido de manera espectacular, siendo el mejor sobre el campo.

El centrocampista madridista tuvo dos oportunidades en los primeros 10 minutos del partido para marcar gol; la primera, un disparo desde fuera del área raso pegado al palo que detuvo el guardameta Noah. La segunda fue la más clara, una jugada excelente que le hizo quedarse mano a mano tras regatear a su par y que estrelló en el palo, el primer aviso claro del Madrid. El Madrid dice adiós a la Youth League. 

El Madrid se iba creciendo con el paso de los minutos y era el mejor equipo en el terreno de juego. Minutos después, Hugo de Llanos de nuevo perdonó el gol en un centro que volvió a parar Noah, mejor jugador del Milan en la primera mitad. Y en el 31’, Fortea hacía un gran desmarque a la espalda de la defensa milanesa que le permitió realizar una buena internada en el área, y forzar un penalti que acabaría transformando Gonzalo para pone el 1 a 0. El Madrid dice adiós a la Youth League. 

Los pupilos de Arbeloa seguían teniendo oportunidades para marcar el segundo, demostrando una superioridad clara en el campo y haciendo que el resultado pudiese parecer hasta corto. Hugo de Llanos tuvo varias ocasiones claras, pero se topó con Noah, que parecía el único capaz de detener el vendaval blanco. Finalmente, el Madrid se iba al descanso 1 a 0 pero con el mal sabor de boca de no haber aumentado más la ventaja en el marcador.

En Europa no puedes perdonar

Esto es Europa, y cuando tienes tantas oportunidades y perdonas de esa manera se acaba pagando, es una frase que se dice mucho pero es una gran verdad. En el 51’, el Milan empató el partido en su primer tiro a puerta tras una gran jugada personal de Diego Sia, golazo del “11” italiano, mucha calidad. Por si fuera poco, después del mazazo del gol del Milan, Jacobo se lesionó y tuvo que abandonar el terreno de juego, dejando un poco huérfana la defensa blanca.  En los primeros 25 minutos de la segunda mitad el Madrid no tiró a puerta y empeoró claramente en su juego, el Milan le estaba comiendo la tostada poco a poco. Camarda, la joya de la cantera del equipo italiano, perdonó el segundo en un mano a mano que no llegó a definir y blocó Quetglás.

La quiniela de los penaltis

Corrían minutos de incertidumbre en ambos equipos, se acercaba el final del partido y se veía en el horizonte la tanda de penaltis.

En los últimos minutos, los de Arbeloa dieron un paso adelante y se fueron a por el partido pero no encontraron el premio del gol. Los penaltis serían los jueces que dictarían qué equipo pasaría a las semifinales. Yáñez y Pol fallaron sus respectivos penaltis y, a pesar de que Quetglás consiguió parar el cuarto lanzamiento, los Rossoneri ganaban la tanda y se metían en semis.

De esta manera, los de Arbeloa dicen adiós a la Youth League, la segunda tendrá que esperar en Valdebebas. Por su parte, el Milan pasa a las semis y se convierte en el gran favorito para llevarse el título.