El Unión Adarve venció al Numancia por 2-0 en la jornada 23 de la DH5. El conjunto del Barrio del Pilar se lleva un partido que se tuvo que jugar en dos días distintos debido al temporal. Los goles de Ruso la semana pasada y el de Gonzalo de Vargas confirman prácticamente la salvación para los lobos. El Adarve se erige tras la tormenta ante un Numancia que peleó, pero que no pudo con el espíritu de Ganapanes.

Bajo un clima engañoso saltaban los conjuntos juveniles de Unión Adarve y Numancia al siempre complicado campo de la Vereda de Ganapanes. El partido tuvo que suspenderse en el minuto 60 debido al impresionante granizo que cayó sobre Madrid en aquel 2 de marzo.

Hasta que el clima hizo de los suyo, la primera parte entre lobos y numantinos estuvo marcada por la intensidad. Los duelos aéreos eran recurrentes y el balón apenas tocó el césped artificial del campo del Unión Adarve. Ruso, el delantero de los rojinegros, fue el que más peligro creó en el primer tiempo.

De hecho, en un partido tan trabado, el ariete de los lobos fue el que desniveló el marcador a favor de los suyos. Álex Pérez ‘Ruso’ aprovechó un balón suelto en el área del Numancia en el minuto 40 para hacer el 1-0 en el marcador.

Al comienzo de la segunda mitad, el cielo iba avisando de lo que estaba en ciernes. Alrededor del minuto 60, cayó el granizo sobre la ciudad de Madrid y el partido tuvo que ser aplazado después de que el terreno de juego se tiñera enteramente de blanco por la nieve. Se reanudaría once días después, esta vez con un clima más agradable.

Treinta minutos para soñar

Tras el tiempo de espera, el Adarve intentaría mantener el resultado y conseguir así una victoria clave por la permanencia. Por otro lado, el Numancia quería meterse en el partido lo antes posible.

Los de Fredy Vera intentaron conseguir el gol en los primeros instantes de la reanudación, pero el Unión Adarve no se quedó de brazos cruzados. Los lobos llamaron al espíritu de este equipo y se fueron al ataque. En un balón largo, Gonzalo de Vargas aprovechaba un despiste de la defensa soriana para marcar el 2-0 y sellar el triunfo para los de Jorge Sierra.

A partir de ahí, el conjunto del Barrio del Pilar se vino arriba y tuvo numerosas ocasiones para anotar el tercero. Marcos Navarro lanzó un zapatazo que se estrelló en el larguero y Marqués salvó un gol cantado de César. Finalmente, el marcador no se movería y el Adarve conseguía la victoria por 2-0.

Triunfo importantísimo para los lobos, que sellan prácticamente la salvación. Los rojinegros se alejan en 7 puntos del descenso. El Adarve se erige tras la tormenta. Por otro lado, el Numancia se hunde en la clasificación y tienen cada vez más complicada la permanencia. El próximo envite de los numantinos será ante el Alcorcón en casa. El Adarve tendrá un partido importante ante el Rayo Vallecano a domicilio.