El Athletic va a por la liga. Lleva desde octubre sin perder y está a tan solo un punto del líder, Osasuna, tras golearle el domingo pasado por cuatro a cero. El conjunto de Jon Solaun está demostrando que es uno de los equipos más completos de todos los grupos de la división de honor. Y quiere luchar por todos los títulos que hay en juego. La liga, la Copa del Rey y por último, la Copa Campeones.

Noviembre, un mes de dudas

El mes de noviembre fue una época de dudas para el conjunto bilbaíno. En cuatro partidos, no pasaron del empate en ninguno de ellos. Además, no consiguieron marcar en tres de ellos acabando sus encuentros por cero a cero, frente al Tolosa, Oberena y Logroñés. Esta mala racha les hizo bajar a la cuarta posición de la liga, peligrando los puestos de Copa del Rey.

Llegó la mejoría

Tras acabarse el mes de noviembre, todo mejoró en Lezama. Después de cuatro empates consecutivos, el Athletic consiguió una victoria fundamental en casa frente al Getxo. Esta victoria les dio confianza y ánimo para visitar uno de los campos más difíciles de la categoría, en Tabira frente al Éibar. Fue en la jornada quince donde Éibar y Athletic nos regalaron uno de los partidos más entretenidos de toda la DH2. Acabó cuatro a cuatro en un encuentro en el que hubo de todo. Goles, grandes jugadas y polémica.

Después del partido en Éibar, el Athletic despidió el año ganando en Lezama al Antiguko, asegurándose su entrada en la Copa del Rey. Aunque el equipo estaba en la tercera posición y a cuatro puntos de Osasuna. Y estaban convencidos de que podían hacer mucho más.

Llegó el ‘Tourmalet’

El calendario en el mes de enero para el equipo bilbaíno se preveía convulso. En Copa, les había tocado el Éibar. Además, tenían que viajar a Zubieta, para enfrentarse a la Real Sociedad, y a Tudela para verse las caras contra el Tudelano. Y acabarían coronando el puerto del ‘Tourmalet’, en Lezama frente a Osasuna.

El conjunto de Jon Solaun demostró una gran mejoría respecto a meses pasados y se mostró como un equipo muy compacto y con las ideas muy claras. En Zubieta, empataron a uno en un encuentro de máxima igualdad.

La semana siguiente llegó la Copa del Rey. Athletic y Éibar se vieron las caras en Lezama, en un encuentro en el que el conjunto bilbaíno remontó el encuentro en dos minutos durante la segunda parte. Y con diez jugadores sobre el campo para meterse en los octavos de final de la competición copera. Esta remontada les hizo creérselo, de manera positiva, para enfrentar los siguientes duelos con la confianza por las nubes. Y así fue, la semana siguiente viajaron a Tudela para enfrentarse a uno de los equipos más en forma de la competición y se llevaron la victoria por uno a dos. Para coronar el puerto en lo más alto, llegó la goleada por cuatro a cero en Lezama frente al equipo rojillo. Dejando la liga en un puño. A tan solo un punto de Osasuna y con un calendario bastante favorable.

Osasuna - Athletic
Foto: Jaime Diego

Un equipo muy completo

El equipo de Jon Solaun es un equipo muy completo en ambas áreas. En portería, Aimar Peñalver está siendo un seguro para su defensa. Con menos de un gol encajado por partido disputado, está siendo uno de los grandes porteros de la categoría. En defensa, hay que destacar la gran temporada de Aimar Duñabeitia. No solo por su gran trabajo defensivo, si no también por su aportación goleadora. Y en la parte de arriba, jugadores como Aimar Peña, con ocho goles, o Ibón Sánchez, con cinco goles, están siendo vitales para lograr los objetivos del conjunto bilbaíno.

El Athletic quiere luchar por todos los títulos que tiene en juego, para seguir demostrando que Lezama es una de las grandes cantera de este país. Muchos jugadores ya han subido con el Basconia, incluso con el Bilbao Athletic. Y han demostrado que esta generación de futbolistas, tiene mucho que decir en el futuro del Athletic Club.