Tras 20 jornadas de competición, únicamente quedan dos equipos en condiciones de pelear la liga en el DH3. Barça y Zaragoza se han postulados como grandes candidatos. Un mano a mano muy igualado hasta la fecha, y que se resolverá, seguro, por pequeños detalles. Ambos tienen números muy parecidos y los duelos directos son claves para determinar al campeón. En la ida empataron en la ciudad deportiva Joan Gamper. Veremos qué pasa en la capital aragonesa.

F.C. Barcelona y el dominio constante

Si algo sabemos del Barça (y este juvenil A no iba a ser menos) es su constante dominio y control del juego y del rival. El conjunto de Óscar López juega bajo los parámetros establecidos en Can Barça. Es el equipo menos goleado (15) y el segundo más goleador. Además, no tiene un gran realizador por así decirlo. Ángel Alarcón es su pichichi con 9 tantos. Los goles se reparten, prima más el juego colectivo. También el jugar Youth League condiciona los onces iniciales y las rotaciones están a la orden del día.

Su viaje por este DH3 ha sido muy bueno. Un empate ante el Grama en la jornada 3 y una derrota (1-0) en la jornada 5 contra la Damm alarmó un poco a los blaugranas. Pero desde ahí, el equipo no ha perdido. Ha concedido muy pocos goles y ha ganado con suficiencia la mayoría de los partidos. Empates contra Zaragoza, Grama, Cornellà y el último contra la Damm, son los únicos tropiezos de los de Óscar López. De momento una liga muy sólida.

El Real Zaragoza y la pegada

El único equipo que le aguanta al Barça no puede estar ahí por casualidad. No juega como el Barça, ni domina igual a los rivales. Pero la competitividad y la pegada son sus puntos fuertes. Pau Sans, reciente debutante con el primer equipo y máximo goleador (16) de la categoría, y Chema Aragüés, su capitán. Esos dos nombres brillan por encima de todos. Entre los dos llevan más de la mitad de los goles del equipo. Equipo que es el máximo goleador de la liga.

Empezaron la liga como un tiro. Invictos hasta la jornada 13 que les derrotó un Mallorca, ahora tercero en la tabla. Únicamente tres empates hasta entonces. En esa jornada perdieron el liderato, y dos jornadas después, otra derrota ante el Cornellà dieron ventaja al Barça. A pesar de ello, es un equipo que suele ganar, aunque encaje, consciente de la facilidad goleadora de sus jugadores de arriba.

La importancia de los duelos directos

Con dos equipos tan parejos en números, los duelos directos son clave. En la ida, el Zaragoza sacó un punto que, viendo como se le puso el partido, seguro le supo a poco. El Barça hizo una gran primera parte. Dominio, control y verticalidad cuando tocaba. 2-0 y una sensación de partido en el bolsillo, hasta la expulsión de Pavlov al borde del descanso. El Zaragoza empató en el 60 con dos jugadas aisladas y pudo llevarse el partido.

La vuelta en Zaragoza, correspondiente a la jornada 24, será el partido del año en la liga. Creo que el Barça, con su columna vertebral Astralaga-Fort-Garrido-Alarcón, dominaría igual que en la ida y tendría el control del partido. El Zaragoza por su parte, debería contar con Sans y Aragüés, porque si no sus opciones se reducirían bastante. Con ellos en el campo todo puede pasar.

Próximos enfrentamientos importantes

El Barça, a parte de su partido crucial contra el Zaragoza, recibe a Mallorca en la jornada 27, y a Cornellà en la 29. Además, viaja unos kilómetros a jugar el derbi contra el Espanyol entre medias. Tres jornadas, al borde del final, complicadas para los blaugranas.

El Zaragoza viaja a jugar contra la Damm la próxima jornada, en lo que será una dura prueba para los de Javier Garcés. Luego reciben al Barça. Acaban la liga viajando a Mallorca, recibiendo al Espanyol y viajando a Cornellà para cerrar la liga. Un calendario parecido al del Barça, pero con el partido de la Damm.