Intenso duelo el que han protagonizado Málaga y Celta de Vigo en los octavos de Copa del Rey. La eliminatoria, a partido único, se resolvió en la segunda parte con el 0-2 para los gallegos.

MÁLAGA CF 0 – 2 RC CELTA DE VIGO

El partido tuvo dos caras completamente opuestas. La primera mitad fue para el Málaga que puso en más de un aprieto a César Fernández, el meta celtista. Aunque la posesión, en los primeros cuarenta y cinco minutos, estuvo muy repartida, la sensación fue de superioridad malaguista en todo momento. Sin embargo, los de Luis Bueno no fueron capaces de resolver las acciones de peligro que fabricar. La mayoría de ellas pasando por las botas de Loren Zúñiga. El pichichi de la DH4 la temporada pasada, ahora en el Málaga B, regresó junto a sus compañeros para intentar alcanzar los cuartos de final. El Celta también llegó en más de una ocasión a la portería local, pero, como sus rivales, no supo materializar las ocasiones que tuvo.

Con el 0-0, el partido alcanzaba el ecuador para que los jugadores abandonasen el terreno de juego dirección a los vestuarios. Pero la segunda mitad fue completamente opuesta. Esta vez, quien salió con una clara intención de llevarse la eliminatoria fue el Celta de Vigo. Los gallegos salieron al verde con una actitud renovada que demostraron desde el primer momento haciéndose dueños de la posesión.

Imagen

El premio por la intensidad y el buen juego impreso por los chicos de Jorge Cuesta. En el minuto 57 pisaron área rival para que Hugo Sotelo dejase una de las asistencias de la jornada. En el borde al área grande, picó el balón por encima de la defensa viendo el desmarque de su tocayo Hugo Álvarez. El delantero aprovechó el gran pase que le dio su compañero y, orientándose el balón con el pecho, anotó el primero.

Y si el gol que abría la lata supuso un golpe para el Málaga, el segundo sería definitivo. No pasaban diez minutos de primero cuando Mario Conde sentenció. Potente disparo cruzado con pierna izquierda, el lateral gallego resolvió el resultado. Un 0-2 justo ante la incapacidad de respuesta del Málaga.

Con este resultado, el Celta pasa a cuartos de final y sigue invicto. En liga no ha perdido ningún partido y ya ha pasado dos rondas coperas. Así, los celtistas, que ya esperan rival, buscarán seguir vivos en una competición que nunca han ganado. Solo alcanzaron una final, en 1965, y la perdieron contra el Athletic Club. Quizá sea este año en el que la Copa del Rey juvenil se torne celeste.