El entrenador del Alboraya pasa por JuvenilDH después de que el equipo valenciano sellase la permanencia tras su victoria frente al Real Murcia. Paredes destaca la reacción de sus jugadores tras el mal comienzo y resalta la figura de Jacob, capitán del equipo, como estandarte de la reacción coral. Combinar valores y competitividad dentro de un equipo ofensivo es su seña de identidad como entrenador.

P: Al fin se ha logrado el objetivo después de una temporada muy difícil, ¿sentís euforia o alivio?

R: “La temporada ha sido complicada por el Covid y el cambio de grupo. Más que alivio porque el equipo ha trabajado de maravilla y de euforia, estamos muy contentos. Los chavales se lo han merecido”.

P: Con la confección de los dos subgrupos y de dos fases, ¿pensabais que necesitaríais llegar tan lejos para conseguirlo?

R: “Somos una escuela y un club humilde si lo comparamos con los macroclubs de primera división como el Villarreal, Levante o Valencia, Atlético de Madrid, Elche… o equipos de segunda como el Albacete o el Castellón. Para nosotros, conseguir la permanencia es un éxito. Siempre es mejor conseguirlo en la primera fase, pero de 10 equipos eran seis filiales. Quedar entre los cinco primeros era muy complejo y quedamos sextos con una buena puntuación. Pese a que el primer partido no fue lo más adecuado posible, el resto los hemos ganado”.

P: ¿Qué ha sido lo más difícil?

R: “Veníamos de una pretemporada brutal a nivel de resultados. Fuimos de los primeros equipos que empezamos a trabajar de toda España de juveniles. Pensábamos que era un año para adaptarse mejor a la competición y ganamos a Villarreal, empatamos con Valencia y no perdimos ningún partido en pretemporada. Sin embargo, cuando empezó la liga solo sacamos dos de los primeros 18 puntos. Nos costó arrancar y fue el momento más complicado, pero a partir de ahí empezamos a encadenar una serie de victorias”.

P: En una temporada tan complicada y convulsa como esta, ¿cuál crees que ha sido la fuerza del grupo?

R: “Hay muchas virtudes, el compañerismo entre ellas. Es un grupo en el que nadie se cree por encima de los demás y a destacar también el aspecto táctico del equipo. Sabíamos interpretar cada partido”.

P: No hay mejor figura ni enlace entre el entrenador y la plantilla que un capitán, ¿cómo valoras el papel de Jacob dentro y fuera del campo?

R: “Es una persona extraordinaria, buen compañero y ayuda a los demás. Es el segundo año que está con nosotros, venía de una escuela de élite como el Valencia y por una cosa u otra no se quedó allí. Le ha servido para dar un salto en muchos aspectos. Ha tenido mucho protagonismo, ha jugado todos los partidos y ese factor humano le ha servido mucho. Ha metido cinco goles este año, ha dado 11 asistencias… El partido frente a la Torre Levante lo resolvimos gracias a su gol. A partir de ahí, comenzamos a ascender”.

P: ¿A partir de qué momento visualizasteis que no se os escapaba la salvación?

R: “Es una pregunta complicada. Peleamos cada partido por la victoria, pero sabemos de la dificultad de esta categoría. En ningún momento nos hemos podido relajar, solo ahora que ya tenemos la permanencia asegurada. Somos un equipo que si nos hubiéramos relajado no habríamos conseguido estos resultados”.

P: El Alboraya es un equipo con tradición en la División de Honor, ¿cuánto de importante es para ti confirmar su continuidad en la máxima competición del fútbol juvenil?

R: “Es muy importante que el Alboraya esté en División de Honor. Este es el tercer año consecutivo que estamos con este cuerpo técnico y el anterior también estuvo cuatro años. A nivel de competiciones autonómicas, tanto el cadete como el infantil del Alboraya siempre están arriba. El Juvenil tiene que estar en División de Honor y lo hemos certificado otro año más”.

P: En cuanto a ti, ¿cómo definirías tu filosofía de trabajo?

R: “En mi etapa de futbolista, yo era un jugador talentoso en posiciones adelantadas ya sea de mediapunta o de delantero. Como entrenador, he aprendido a que hay que trabajar la organización ofensiva y defensiva. Entonces, damos mucha importancia a la táctica por encima de otros aspectos técnicos, físicos… y cada semana preparamos entrenamientos con los grandes compañeros del cuerpo técnico en situaciones reducidas y más amplias. Analizamos mucho a los rivales y por supuesto nos basamos en nuestra forma de jugar”.

P: ¿Qué concepto más importante aprendiste de tu carrera futbolística para plasmarlo como entrenador?

R: “Hay muchos aspectos. He tenido muchos entrenadores y he aprendido de todos. Nos basamos en una gran presión en despliegue, presión alta y robar lo más lejos de nuestra portería. Hemos metido 13 goles en robos en el área rival, son datos que dicen que este equipo va a por el rival desde el minuto uno”.

P: ¿Te fijas en algún entrenador a la hora de implantar tu filosofía de juego?

R: “Nosotros nos adaptamos al nivel de cada plantilla. No tengo una idea fija, pero sí unos principios tácticos. El entrenador que más me ha gustado es Pep Guardiola, un referente. Exige mucho a sus jugadores y saca lo mejor de ellos”.

P: Todos los entrenadores de la DH7 que pasan por aquí como David Pérez, Mariano Neira, Pedro Díaz o Guillem Beltrán, se enfrentan a una pregunta referente a qué es más importante en esta categoría si ganar o educar, ¿en qué lado te posicionas?

R: “Por supuesto que en esta categoría la formación es muy importante, los jugadores tienen que aprender, pero hay que ser honestos y saber que estamos compitiendo desde edades muy tempranas. En Juvenil tienes que competir, el resultado no es lo más importante, pero sí el nivel de competitividad. Hay que formar jugadores y transmitir valores. Un ejemplo muy claro es que yo a mis jugadores les enseño que cuando ganamos un partido, hay que celebrarlo con respeto al rival. Cuando perdemos, hay que dar la enhorabuena. Hay que combinar los valores con la competitividad”.

P: Para elevar su nivel competitivo, no hay más remedio que salir a ganar claro.

R: “Hay jugadores que han sido rivales del Alboraya como Yéremy Pino o Samu Chukwueze. A esos jugadores que vienen de la escuela del Villarreal, les han enseñado a competir porque si no no hubieran llegado a esa élite. Es un tema reflexivo de muchas horas y ver cómo se orientan la formación y la competición”.

P: ¿Qué va a ser de ti la próxima temporada?

R: “Estoy muy feliz en Alboraya. Llevo casi 10 años en categorías de cadetes, infantiles, juveniles y un año cogí el senior. Se trabaja muy bien, el factor humano es muy importante en esta escuela. Ya estamos planificando la temporada que viene. Como todo entrenador, tengo las puertas abiertas”.

P: Un sueño que cumplir

R: “A la mayoría nos gustaría formar parte de un club profesional como Valencia, Villarreal o Levante que tienen más recursos. Más que entrenar a un equipo de tercera divisón o preferente, me gustaría seguir en fútbol formativo. Sabemos de la dificultad de entrar en esta escuela, pero no me quita el sueño. Todo lo que aprenda con estos recursos me va a servir para seguir aprendiendo como entrenador”.