El Atlético de Madrid recibía al Celtic de Glasgow en la Ciudad Deportiva Wanda Alcalá de Henares. Los colchoneros se aseguraban la clasificación matemática a la siguiente ronda con la victoria, mientras que el Celtic necesitaba sumar para salir de la última posición.

Imagen

Media hora de dominio

Empezaba el encuentro con un Celtic muy presionante en los primeros minutos, aunque rápidamente los de Fernando Torres se hicieron con el dominio del balón y del encuentro. En el minuto 8 llegó el primer remate a puerta, obra de Castellanos tras lanzar una falta peligrosa en la frontal del área.

En el minuto 15 llegaba el primer tanto del Atlético de Madrid en una jugada combinada entre Adrián Niño y Rayane. La gran movilidad de los delanteros del Atleti provocaba muchos problemas a la defensa escocesa, que en el minuto 25 iba a volver a encajar otro gol tras una gran jugada colectiva del Atlético. Castellanos filtraba un balón para Adrián Niño, que descargaba de espaldas para Rayane que definía ajustado al palo para hacer el doblete.

Después de una media hora sublime por parte de los locales, el Celtic empezó a tener más paciencia y a controlar el balón. El Atlético se replegó y después de la jugada más larga de los escoceses, Lewis Dobbie estrelló el balón en el palo. Pese a la superioridad rojiblanca, el Celtic mejoró y acabó bien la primera mitad.

El Atleti no da opción

Salió mandón el Atleti en la segunda mitad para apagar cualquier intento de revolución del Celtic, y así lo consiguió. Después de los cambios, Adrián Niño finiquitó el partido con el tercer gol en el minuto 60 y dos minutos más tarde Rayane hacía el cuarto y conseguía su Hat-Trick.Imagen

A partir de ahí los colchoneros bajaron una marcha y jugó con el abultado marcador a favor. Dosificó los esfuerzos y agotó todos los cambios ante un Celtic no generaba demasiado peligro. Solo en los minutos finales tuvieron dos claras los escoceses, una en el 84 que Esquivel desvió y otra en el 86 con un incomprensible fallo de Cummings a puerta vacía.

El Atlético se asegura de esta manera la clasificación matemática y ahora se disputará el primer puesto del grupo con el Feyenoord. El único punto negativo lo dejó Esquivel, que abandonó el terreno de juego en camilla.