Este domingo, Abegondo será testigo del siempre especial derbi gallego. El Deportivo de la Coruña y el Celta de Vigo se enfrentarán en un siempre especial e imprevisible derbi gallego. Este partido siempre depara grandes emociones debido, sobre todo, a la enorme rivalidad que hay entre ambos conjuntos.

El partido llega en un momento clave de la temporada, en el cual que ambos equipos atraviesan momentos completamente opuestos. Pero, como se suele decir, «un derbi es un derbi». Los momentos de forma quedan a un lado en contiendas donde siempre hay algo más que 3 puntos en juego.

El Celta, a recuperar la confianza perdida 

El Celta comenzó la temporada como un tiro, liderando con fuerza el grupo I de la División de Honor. Sin embargo, en las últimas semanas el equipo parece haber sufrido un bache en su juego, especialmente en la efectividad de cara a gol. La dura eliminación sufrida en octavos de final de Copa del Rey contra el Barcelona y la durísima derrota encajada contra el Coruxo, hasta entonces colista del grupo I, marcan el difícil momento de un equipo que buscará redención en el derbi.

Derbi gallego imprevisible

Un Deportivo en racha, pero muy cansado

Los Coruñeses llegan en un gran estado de forma, con cinco victorias consecutivas y con la clasificación a cuartos de final de Copa del Rey asegurada. Sin embargo, el cansancio será un aspecto a tener en cuenta en este enfrentamiento. Pues los vigueses llegan con una semana de descanso, mientras que los locales jugaron el miércoles ante Las Palmas el partido de Copa del Rey. Será importante analizar hasta que punto esto le puede pasar factura al conjunto dirigido por Manuel Pablo.

Derbi gallego imprevisible

Por lo tanto, los Vigueses llegan tocados, pero tienen en este partido la oportunidad perfecta para recuperar la confianza perdida en los últimos partidos. Mientras que los deportivistas llegan a este partido en el momento perfecto, y buscarán dar un paso más en su ascenso a la cima del grupo I.

Aunque es cierto que cada equipo llega en un momento de la temporada muy diferente, un derbi gallego siempre es apasionante e imprevisible, por lo que podemos esperar una gran batalla en la que los 22 jugadores que estén en el campo se dejen la piel para llevarse la victoria a casa.