Una vez cerrado el mercado de fichajes de este verano, mermado económicamente por la crisis del coronavirus, analizamos los problemas del FC Barcelona en defensa. Entre los pocos fichajes y las escasas oportunidades a los canteranos nos hacen preguntarnos qué es lo que falla y quienes realmente podrían ser aprovechables en un futuro.

La Masía sigue siendo una de las principales y mejores canteras del fútbol mundial. Pero en las últimas temporadas parece que el propio Barça no llega a aprovechar ese talento y son otros equipos los que, a través de traspasos, cesiones o cartas de libertad, adquieren a los jugadores para su uso y disfrute. El no ascenso del Barcelona B a Segunda División esta temporada (derrota en la final contra el Sabadell) ha hecho que se abrieran las puertas de salidas a muchos de estos futbolistas.

Este verano, ni más ni menos, el Barcelona traspasó a Jorge Cuenca al Villarreal que, a su vez, lo ha cedido al Almería en busca de minutos en la siempre complicada categoría de plata del fútbol español.

El defensa formado en el Alcorcón llegó en la temporada 2017/2018 y es internacional sub 21 con la Selección española. Pero no ha acabado por hacerse un hueco en el 1er equipo, pese a llegar a debutar y ser un fijo en el Barcelona B.

Misma suerte ha corrido Chumi, recalando libre también en el Almería. A este problema central se le añaden las bandas: en el lateral derecho Moussa Wagué ha vuelto a ser cedido, esta vez al PAOK griego y Dani Morer, considerado por muchos una de las perlas de futuro y campeón de la UEFA Youth League, ha sido traspasado al Famaliçao portugués por la risueña cantidad de 400.000 euros.

Caso curioso es el del lateral izquierdo, pues parece que ninguno de los chicos sirve para el primer equipo: Akieme, adquirido la pasada temporada del Rayo, también ha acabado como cedido en el Almería; Juan Miranda acabó el último día cedido al Real Betis en la que es su segunda cesión seguida tras estar la temporada pasada en el Schalke 04 alemán. Y más conocido es el caso de Cucurella tras una primera cesión al Eibar y otra al Getafe, demostrando su calidad en Primera División. Finalmente el equipo madrileño pagó para hacerse con la propiedad del jugador.

Pero siempre hay un atisbo de esperanza entre los canteranos para llegar al primer equipo y el ejemplo más claro ahora mismo entre los defensas es el del central Ronald Araujo. El uruguayo, que llegó a la cantera azulgrana hace dos temporadas, se ha ganado un hueco en la plantilla y tendrá dorsal del primer equipo para esta temporada. Gracias tanto a su calidad en el juego aéreo, la contundencia para el corte y la fortaleza mental, así como a la falta de efectivos en una posición tan importante, han hecho que este año se convierta en el tercer central del FC Barcelona.

Como hemos mencionado anteriormente, la cantera culé siempre está trabajando y sacando nuevas generaciones de jugadores cuyo objetivo principal es acabar siendo válidos para el primer equipo. Hemos hecho un repaso a los equipos y encontrado varios nombres de jugadores que seguramente dentro de pocos años sean más conocidos y que todavía tienen que formarse tanto en el juvenil, compitiendo en la Youth League, como teniendo minutos en el Barcelona B en Segunda división B:

 Mika Mármol es ahora mismo la primera opción de futuro. El joven lateral zurdo, que también puede desenvolverse como central, es internacional sub 20 con España y ha ascendido a la plantilla del Barcelona B este año tras jugar en el Juvenil A, siendo titular indiscutible tanto en Liga como en Europa.

Óscar Mingueza, que lleva desde fútbol base en la cantera, es un central que puede jugar en ambas bandas y que ha contado con muchos minutos esta temporada en Segunda B y que, al igual que Arnau Comas pertenece a la generación que se proclamó campeona de la Youth League en 2018.

Otro jugador a destacar y que viene pisando fuerte es Alejandro Baldé, lateral zurdo que puede jugar de extremo en la misma banda y que hace dos años pertenecía al cadete A. Este año tendrá minutos en el Barcelona B, aparte de ser internacional sub 17 con España.

Entre los jóvenes del Juvenil que destacan especialmente por ser internacionales con la selección española tenemos a Álvaro Sanz y Sergi Rosanas (sub 19). El primero es un medio defensivo que puede actuar de central. El segundo, un lateral derecho que puede hacer de central. Ambos estarán en dinámica del filial en Segunda B.

En el Juvenil A habrá que estar pendientes sobre todo del central José Martínez, internacional sub 18, como de Gerard Gómez y Carlos Gallego. Muchos nombres, y más que están por salir, por lo que el FC Barcelona puede estar tranquilo de cara a su futuro en defensa, siempre y cuando cuenten con estos chicos y les trabajen bien para que puedan llegar al primer equipo.