El delantero y máximo goleador del Flecha Negra pasa por JuvenilDH tras el ascenso del conjunto pacense a la División de Honor. Salgado destaca la unión familiar como clave del éxito del grupo y las victorias ante el Don Bosco y el Badajoz B como despegue definitivo hacia la máxima categoría juvenil. El atacante se define como “bastante rápido” y un “no-Neymar” a la hora de regatear en la que ha sido su última temporada en el equipo en el que milita desde los tres años.

P: ¿Cómo han sido estos días posteriores a la consagración del ascenso?

R: “Han sido días bastante alegres. Yo no me lo creía al principio de la semana, cuesta asimilarlo. No se asciende todos los días y todavía se me pone la piel de gallina solo de recordarlo”.

P: Además lo habéis conseguido en una temporada muy complicada por la presente situación, ¿cuál ha sido el secreto para abstraerse de todo y conseguir este hito?

R: “Ha sido muy difícil, pero gracias a Dios no hemos tenido que suspender ningún partido por casos de Covid tanto en nuestro equipo como en el otro. Lo hemos solventado poco a poco y llegar hasta final de temporada”.

P: Cuidarse entre todos ha sido un secreto fundamental.

R: “Sí, más que un equipo, somos amigos todos. Algunos dejamos de jugar al fútbol y lo retomamos, pero ya nos conocíamos de antes. Entonces, eso en el ambiente se nota porque somos como una familia muy unida y eso ha dado resultados”.

P: Estos logros se gestan gracias a un gran trabajo que comienza en la pretemporada, ¿sentíais en ese momento que el ascenso era un objetivo real?

R: “Desde mi punto de vista, al principio dudaba un poco. Veía a gente que por tema de estudios no sabía que hacer. A la hora de decidir si se quedan o no, lo veía un poco difícil, pero cuando pasaron las semanas ya se veía un equipo más competitivo con materia de jugadores preparados para ascender”.

P: ¿Cuál fue el punto de inflexión durante la temporada en el que visualizasteis que lo conseguiríais?

R: “En los primeros partidos de liga, jugamos con Don Bosco y con el Badajoz B y nos sentimos muy superiores a la hora de jugar y nos dijimos, se puede. A partir de ahí, hemos ido partido a partido hasta llegar a la primera fase entera sin perder. En algunos partidos, hemos podido empatar y perder porque hay campos muy difíciles en los que se decide la liga. Por ejemplo, en Olivenza ganamos gracias a un gol de Edu en el 90”.

P: A nivel de Club y para vosotros en particular, ¿cuánto significa haber colocado al Flecha Negra en División de Honor?

R: “Flecha Negra es uno de los mejores clubes extremeños y siempre se parte con el objetivo de llegar a División de Honor. El pensar que lo podíamos conseguir ha sido otro aspecto que nos ha motivado bastante”.

P: Además la próxima temporada os enfrentaréis al Badajoz, una experiencia de ensueño para demostrar quien manda en la ciudad.

R: “Es un Madrid-Barça (risas) Dentro del campo siempre hay pique, aunque fuera hay amigos”.

P: En cuanto a ti, máximo goleador del equipo en esta temporada histórica, eso debe añadir una satisfacción doble.

R: “Claro. Es cierto que la temporada no la empecé muy bien en cuanto a goles, pero poco a poco he podido ayudar al equipo. Estoy muy alegre en lo individual, pero una persona no gana sola los partidos. Lo que más me alegra es haber contribuido a que el Flecha Negra haya subido”.

P: ¿Cuál es tu secreto para ser efectivo de cara a portería y liderar el equipo?

R: “No soy un Neymar a la hora de hacer bicicletas (risas), pero manejo muy bien mi cuerpo. No lo aparento mucho, pero soy bastante rápido y aprovecho más esas virtudes que sé que soy capaz de explotarlas al máximo que intentar marcharme de dos o tres jugadores”

P: Hablas de Neymar, ¿es tu delantero de referencia o tienes algún otro?

R: “Nunca he tenido un delantero de referencia. Me sale jugar solo. Cada partido es un mundo. Hay días que hay que tirar más a la espalda, recibir un poco más… van surgiendo sobre la marcha los aspectos en los que puedes hacer daño al rival”.

P: ¿De dónde vienen estas ganas de ser futbolista y delantero?

R: “Empecé desde los tres años en el Flecha Negra, pero por el trabajo de mi madre no pude seguir porque al ser tan pequeño no podía jugar. En infantiles dejé de jugar y volví en cadete. Además, en las categorías más pequeñas de fútbol-7 jugaba de extremo. Sinceramente, siendo delantero es donde más he podido explotar”.

P: Has comentado al principio que tenías compañeros que igual no disputaban esta temporada por los estudios, ¿tú como has compaginado tu formación académica con el fútbol?

R: “Entrenamos tres días a la semana durante una hora y media o dos horas. Te quita mucho tiempo, pero para todo hay que sacar tiempo. Para estudiar, para jugar al fútbol y para divertirte. Hay que ser serio y compaginar esas tres cosas que son las que tenemos que hacer los chavales a estas edades”.

P: ¿Crees que, mirando al futuro, es una temporada que te puede abrir puertas o al menos despertar el interés en otros equipos?

R: “Claro que sí. Como cualquier persona, mi sueño es jugar al fútbol profesionalmente. Ya no en Primera División o un equipo de alta categoría, pero poco a poco pienso que todo se puede”.

P: Empezaste en el Flecha Negra con tres años, ¿pasa por ahí tu sueño de llegar al fútbol profesional o en otro equipo?

R: “El máximo equipo hemos sido nosotros. Yo cumplo ciclo y a partir de ahí, otro equipo porque el Flecha Negra ya no tiene equipo por encima del Nacional. Tengo claro que soy madridista hasta la muerte (risas)

P: ¿Qué planes tienes para la próxima temporada?

R: “En principio, me gustaría seguir jugando al fútbol. Todavía no he recibido ofertas y no sé si las tendré, pero me gustaría continuar en una categoría que merezca la pena”.