Partido trascendental para las aspiraciones tanto de Móstoles URJC como de Trival Valderas. El encuentro aplazado, correspondiente a la duodécima jornada no se pudo disputar en el estadio habitual del Móstoles URJC, los Iker Casillas. En su lugar, el partido tuvo que disputarse en el Raúl González Blanco, al que pudieron acudir aficionados de ambos clubes a apoyar a los suyos. Una gran noticia. Sin embargo, es probable que no hayan acabado satisfechos de lo ocurrido sobre el terreno de juego. Porque ambos equipos necesitaban de una victoria para acercarse a la ansiada quinta plaza de la DH5 B que otorga la permanencia.

Móstoles URJC 0-0 Trival Valderas

A pesar del resultado, con lo que, seguro que estarán contentos ambos entrenadores y ambas aficiones, es con la actitud que todos los jugadores mostraron desde el arranque del partido. Se notaba la necesidad de sumar de tres en tres. Tanto locales como visitantes propusieron un partido con mucho ritmo. El primer tiempo fue un “toma y daca” en el que apenas hubo tregua. Todo un placer para los aficionados.

Sin embargo, pese a la gran actitud de los jugadores, los goles no llegaban. Y no fue por falta de oportunidades. Tanto Móstoles URJC como Trival Valderas fueron capaces de generar numerosas acciones de peligro. Un disparo muy franco del capitán mostoleño Alberto García desde la frontal, que se marchó por encima de la portería y un chut lejano del delantero Borrasca que se estrelló en larguero, fueron algunas de las más claras para el Móstoles URJC. Los azulones también generaron peligro en acciones a balón parado.

En el cuadro visitante, fue Néstor el hombre que generó más peligro. El delantero dispuso de varias ocasiones. Una de ellas fue especialmente bonita. Néstor nos deleitó con una gran acción técnica, rematando de espuela un centro lateral. El balón se iba directo a la escuadra, pero apareció Sergio para salvar los muebles e impedirlo. Tampoco se libró la portería del Móstoles URJC de sufrir el impacto del balón. En este caso fue Santi, del Trival Valderas quien estampó el esférico contra el poste.

Lluvia de ocasiones sin premio

Parecía imposible que se fuese a llegar al descanso con 0-0 en el marcador, pero así fue. La segunda parte no comenzó tan fuerte como la primera en cuanto ocasiones, pero el ritmo y la intensidad no bajó en ningún momento. Eso sí, tanto a Móstoles URJC como a Trival Valderas les comenzaba a entrar la prisa por abrir la lata. Esta necesidad y urgencia se fue notando en un segundo tiempo en el que ambos conjuntos se mostraron más imprecisos. A los jugadores les costaba más llegar a posiciones avanzadas en campo rival y el partido fue derivando en un juego cada vez más directo.

Los locales encontraron su principal baza en desplazamientos largos, buscando atacar el espacio dejado entre la defensa y el medio campo visitantes. Pero ni Borrasca ni Alberto primero, ni Rober y Beto después fueron capaces de superar a los defensas del Trival. Una zaga que en la segunda parte estuvo muy sobria defendiendo al espacio y apenas dio opciones.

Por su parte, los de Alcorcón se favorecieron de un juego más trabado los segundos 45 minutos. El Trival Valderas supo sacar partido a las faltas recibidas en cualquier parte del campo. Y así llegaron las mejores ocasiones de la segunda mitad. Sin embargo, al igual que en la primera el balón tampoco quiso entrar. Finalmente reparto de puntos en el Fuenlabrada que dejará un sabor agridulce en Móstoles y Alcorcón.

Foto: Carlos Touriño