El Sporting de Gijón se llevó la victoria ante el Real Oviedo después de que David Núñez anotara el 2-1 definitivo en el 86. Los de Caco Morán supieron reponerse a la expulsión que sufrieron en el minuto 56 después de que Tomás viera la doble amarilla. El Real Oviedo logró empatar a través de Pablo Ares pero no aprovechó la superioridad numérica y cayó derrotado en el derbi.

Sporting de Gijón: Javier; Gilberto, Christian, Liam, Montes; Dacal, Pablo, Tomás, Marti; Enol, Samu.

Real Oviedo: Marco; Alejandro, Gabri, Berlanga, Nico; Nacho, Fuente, Iván; Sánchez, Charbel, Pablo Ares.

La Ciudad Deportiva de Mareo acogía esta tarde el derbi asturiano entre Real Sporting de Gijón y Real Oviedo en el partido correspondiente a la jornada 26 del grupo 1 de División de Honor. Los rojiblancos se presentaban al partido con la idea de sumar los tres puntos y así adelantar varios puestos en la clasificación, entre ellos el del Real Oviedo.

Tras el pitido inicial, ambos equipos comenzaron a disputar un partido que, independientemente de en qué estado se encuentren ambas plantillas, siempre está rodeado por esa mística especial que acompaña a los derbis.

El Sporting comenzó mandón en el partido y empezó a circular con el balón en el campo del Oviedo. Los de Jaime Arias esperaban replegados esperando imprecisiones en su rival para poder salir a la contra. El planteamiento comenzó a surtir efecto en los ovetenses cuando en el minuto 10 de partido Javi mandaba a córner un cabezazo de Gabri tras una falta lateral que a punto estuvo de convertirse en el primer tanto del partido.

El conjunto gijonés continuó con su plan de partido inicial a pesar del susto. Siguió moviendo la pelota en campo rival y en el minuto 17 consiguió adelantarse en el encuentro gracias a un tanto de Marti que mandaba a la jaula un centro fantástico de Montes.

Pero el Oviedo no dejó que el gol afectara a su rendimiento y en el minuto 19 Nacho mandaba un zapatazo a la madera de la portería de Javier que hizo temblar los cimientos de Mareo.

Tras el susto, el Sporting intentó defenderse con balón para evitar que su rival pudiera crecer, pero el equipo de Arias estaba decidido a igualar el encuentro y en el minuto 29 empataría gracias a un gol de Nacho, que cazó un balón suelto en el área y batió al meta rojiblanco.

Los quince minutos restantes hasta el descanso fueron una sucesión de posesiones que buscaban encontrar hueco en las defensas para poder irse al descanso con ventaja, pero ni Sporting ni Oviedo consiguieron encontrar ningún resquicio y el partido se fue al descanso.

El Sporting se quedó con uno menos en la segunda parte

Tras el paso por vestuarios, la dinámica fue muy similar a la vista en la primera mitad. El Oviedo salió con ganas de más protagonismo y por momentos consiguió robarle la pelota al Sporting.

Cuando nos encaminábamos al ecuador de la segunda mitad, el Sporting sufrió un duro revés. Tomás veía la segunda amarilla en el minuto 56 y tenía que abandonar el encuentro a causa de la expulsión.

Con la superioridad numérica, el Oviedo intentó ser dominante para acaparar todas las acciones ofensivas del encuentro y encerrar a su rival para minimizar los daños. Pero el Sporting iba a demostrar que para ganar a este equipo hay que hacer muchas cosas bien.

El equipo de Caco Morán consiguió entorpecer la circulación de su rival para así evitar que se instalaran en su campo. El Sporting armó dos líneas de cuatro delante de su portero y dejó solo en la punta de ataque a Enol, con el objetivo de que aguantara el mayor número posible de balones para poder iniciar los contrataques.

Con el Sporting muy cómodo en el partido, el Oviedo se sentía incapaz de poder generar peligro a su rival. Para mayor problema, de nuevo Marti conectaba un cabezazo que se marchaba fuera por centímetros de la portería que defendía Marco.

El partido se encaminaba a la recta final y el empate sobrevolaba Mareo cuando un disparo de Gabri era rechazado por la defensa gijonesa. Acto seguido, el balón le caía a Enol que temporizaba a la perfección y ponía un balón en profundidad que dejaba mano a mano a David Núñez. El jugador sportinguista aguantaba la salida de Marco y, con un tiro picado, batía al meta del Oviedo y ponía el 2-1 en el marcador en el minuto 86.

El Oviedo no pudo creerse el tanto recibido y, ya en el descuento y presa de la frustración, vería como Alejandro iba a ver la cartulina roja directa tras una falta sobre Enol. Minutos después, el colegiado pitaría el final del derbi asturiano en el que el Sporting de Gijón se llevaría tres puntos muy importantes tras ver como se quedaba con un hombre menos en el minuto 56.

La próxima semana, el conjunto de Caco Morán viajará a Coruña para medirse al Deportivo, mientras que el Oviedo de Jaime Arias recibirá en casa al CD Arenal.