El Rayo Vallecano se ha impuesto por nada menos que cinco a uno frente a La Cruz Villanovense. El equipo de Amaya llegaba al partido con ganas de seguir en racha tras la victoria cosechada a final de la primera vuelta. Del mismo modo, La Cruz que llevaba una racha mala quería salir de la misma.

Rayo Vallecano 5 – 1 Cruz Villanovense

 

El partido comenzó con una gran presión por parte de los locales. Tal fue su intensidad que los diez primeros minutos la defensa visitante tuvo que ponerse las pilas. En el minuto 16, estos no pudieron aguantar más y el Rayo Vallecano anotó el primer gol de cabeza de Jaime para adelantar a los suyos. Una internada por la banda de Pablo, acabó con un centro magnífico que Jaime ejecutó perfectamente.

Pasaban los minutos y los franjirrojos querían el segundo. Tras una ocasión clarísima, el Rayo Vallecano anotó el segundo en una jugada muy parecida a la primera. Pero esta vez por la banda izquierda. Anotaba Jaime de nuevo a placer con el pie sobre la línea de gol. Dos a cero. Poco después, La Cruz comenzó a apretar y en un balón aislado, Óscar empalmó una gran volea. La parábola acabó en la escuadra de Santi, subiendo así un gol al cuadro visitante.

Tras una falta peligrosa para La Cruz al borde del descanso, el Rayo montó una contra impresionante que acabó en gol. Una gran carrera de Pablo una vez más, acabó en un centro directo a la cabeza de Asier para anotar el tercero. Así, el árbitro pitó el final de la primera parte con unos cuarenta y cinco minutos muy intensos. La mejor primera parte de los vallecanos hasta el momento.

La segunda parte comenzó con la intensidad muy arriba por parte de La Cruz. Los visitantes necesitaban marcar si querían volver a engancharse en el partido. A pesar de ello, no generaron ninguna ocasión de peligro para el meta rayista. En el minuto 65, el árbitro no pitó una mano clara en el área que suponía penalti a favor del Rayo. Cinco minutos después el equipo anotaba el cuarto. Hat trick de Jaime tras una jugada individual que se regateó hasta al portero.

La Cruz no se había dado por vencida y seguía luchando por marcar a toda costa. Las ansias de gol le costaron caro y el Rayo anotó el quinto al borde del final para cerrar un magnífico partido. Un balón dividido que Culebras anota sin oposición alguna y finaliza a placer. Poco después el árbitro pitaba el final del partido y el Rayo sumaba su segunda victoria consecutiva. Sin duda el mejor partido hasta el momento de los de Amaya. Por otro lado, La Cruz Villanovense tiene que cambiar mucho y reforzar su defensa de cara a próximos partidos.