Igualada, ha sido la palabra que ha definido esta eliminatoria copera. Un partido en el que ambos equipos se han tratado tú a tú y que en el Betis se ha llevado en los penaltis.

La primera parte comenzó con intensidad por parte de ambos equipos. Ninguno de los dos regaló la posesión al otro. Acercamientos constantes de Racing y Betis desde los primeros minutos, pero sin grandes ocasiones. Tal era el nivel de tensión que impusieron todos los jugadores que por momentos el partido se tornó bronco. El árbitro tuvo que frenar los rifirrafes que hubo para que los jugadores olvidasen todo lo ajena al juego. Y a buena fe que lo consiguió. Aunque, eso sí, los goles llegaron en la segunda parte.

REAL RACING DE SANTANDER 1 (3) – (4) 1 REAL BETIS BALOMPIÉ

Los jugadores se marcharon a vestuarios tras un primer tiempo sin goles, pero entretenido en todo momento. Pero tras regresar al verde el marcador no aguantó demasiado sin moverse. En el 52’ llegó el 1-0. La jugada cayó a la banda derecha del ataque racinguista. El meta bético, Raúl, despejó el centro tenso y raso al centro del área. Un error que aprovechó Nico Celorio, el pichichi del Racing, para poner el primero del partido y dar ventaja a los suyos.

El técnico visitante, Aitor Martínez, decidió mover al banquillo para sacar su arma más potente. Entraba al campo, nada menos, que el pichichi no solo de la DH4, sino de toda la División de Honor. Y fue salir y besar el Santo. Marcos Fernández anotó la primera que tuvo. Botó el córner Mario para que Marcos pusiera, en el minuto 71, el empate en el marcador.

Pero, tras un frenético final, el partido cumplió los noventa minutos y el partido se fue a la prórroga. Con el cansancio acumulado y las piernas aquejadas por la cantidad de minutos llegaron al descanso con el 1-1. Eso sí, el colegiado le anuló un gol al Real Betis por fuera de juego. Unos primeros 15 minutos muy igualados, como también lo fueron los últimos. El partido se resolvió en los penaltis.

Comenzó lanzando el Real Betis, comenzó lanzando Marcos Fernández que no falló y abrió camino. Y Raúl García Alejo paró para continuar con la buena fortuna bética. Un resultado que conseguiría igualar el Racing tras el fallo Ángel Ortiz. Llegó la tanda hasta el último lanzamiento. Con el 3-4 que había puesto el Betis, llegó el turno de Jeremy, el delantero del Racing. Su potente tiro dio en el larguero para alegría visitante. Por tanto, el Betis, tras estos penaltis, queda clasificado para los cuartos de final de la Copa del Rey. De esta manera, sigue siendo uno de los favoritos tras esta sufrida victoria y su liderato en la DH4.