Tres puntos de oro se disputaban esta mañana en Pallafría en un encuentro vital para ambos equipos. Burgos CF y AD Unión Adarve, dos equipos en plena lucha por la permanencia llegaban al encuentro en diferentes situaciones.

El conjunto local, consciente de la dificultad que se está encontrando para puntuar fuera de casa, necesitaba cosechar los 3 puntos en el partido de hoy para distanciarse de la zona baja de la tabla, además en frente se encontraba un rival directo por la salvación.

El Unión Adarve, únicamente situado 1 punto por encima del Burgos, intentaría sumar a domicilio para lograr el distanciamiento de la zona de la tabla temida por todos, el descenso. Sin embargo el conjunto madrileño llegaba con unos antecedentes más positivos al partido, tras haber cosechado una gran victoria la jornada pasada en casa del Atlético de Pinto.

Burgos CF 1 – 0 Unión Adarve

Las fuertes rachas de viento y el nerviosismo por la importancia del partido de hoy, fueron los factores que protagonizaron el encuentro.

El conjunto madrileño, con el viento a favor en la primera parte, intentaría abrir el marcador consciente de la ventaja con la que contaban los primeros 45 minutos.

Dos buenas transiciones por parte del Adarve, originadas por pérdidas en la salida del balón del conjunto rival en los primeros 10 minutos del encuentro, amedrentaron a la zaga blanquinegra que tuvo serias dificultades, debido en gran parte, al viento en contra.

Fue a partir del minuto 15 cuando el conjunto local comenzó a sentirse cómodo en el campo. Los chicos de Pechu optaron por mantener el balón en su posesión y ganar metros al rival ensanchando el campo.

La consecución de varias aperturas a banda por parte de los centrocampistas burgaleses, lograban encontrar en una posición aventajada a Koke, quien realizó un auto pase sobre el lateral izquierdo rival y disponer de una ocasión de 2 contra 1 a pocos metros del área, sin embargo no consiguió asistir a D.A, que esperaba el pase ansiosamente en la frontal del área.

El conjunto visitante lograba frenar sin demasiada complicación el despliegue ofensivo del Burgos, sin embargo, no supo aprovechar la ventaja que le suponía jugar con el viento a favor en la primera mitad del encuentro.

Segunda parte con más ocasiones

La segunda mitad del encuentro arrancaba de cara para el Burgos. La ventaja del viento a favor y un juego más vertical con aperturas a banda protagonizaron la consecución de un par de jugadas de peligro a favor del conjunto local.

La persistencia en las llegadas al área y las segundas jugadas lograrían romper con las tablas en el marcador

Tras la ejecución de dos córner consecutivos, Mati, recién incorporado en el terreno de juego, se encontraría un rechace a la altura del punto de penalti, que sin más dilación, remató a portería logrando que el balón acabase al fondo de la red.

Partido roto tras el gol

Con el 1-0 en el marcador, el conjunto visitante logró abrirse más sobre el césped, dominando la posesión del balón y creando serias dificultades a la defensa burgalesa.

Los minutos fueron pasando y la crispación se apoderaba del encuentro. Ambos equipos aumentaron su intensidad incluso siendo más agresivos en la disputa de los balones.

El Burgos fue el equipo más afectado en este tramo del partido debido a la expulsión a Mario tras una segunda amarilla, por una entrada en el centro del campo.

Con 25 minutos por delante y un jugador más, el Adarve originó varias ocasiones de gol, sin demasiada fortuna. El dominio territorial y la superioridad numérica no fueron capaces para igualar el marcador y conseguir el empate que hubiese sido justo para ambos equipos.

Incidente tras el partido

La rivalidad entre los dos equipos fue tal, que cuando el árbitro pito el final del partido surgió lo inoportuno. Ambos equipos saltaron al césped con sus respectivos suplentes y cuerpos técnicos originando un gran conflicto.

El cuerpo nacional de policía tuvo que intervenir debido a la falta de deportividad de ciertos jugadores que intentaron agredirse. Una gran cantidad de espectadores intervinieron también en la tangana, lo que produjo mayor revuelo y la consecuencia de un jugador agredido, el dorsal número 2 del Unión Adarve.

Desde Juvenil División de Honor denunciamos los hechos ocurridos que obviamente se alejan de lo deportivo y deseamos suerte a ambos equipos en la lucha por la permanencia.

Para la próxima jornada el Burgos visitará el Amelia del Castillo para enfrentarse al Atlético de Pinto. Y el Unión Adarve recibirá al Getafe en el «Urbis» para la jornada 25.

 

Declaraciones de José Ángel de la Iglesia, «Pechu», entrenador del Burgos CF:

Declaraciones de Borja Bardera, entrenador del Unión Adarve: