El Real Valladolid se impone por la mínima ante un pobre Leganés. Los goles blanquivioletas fueron de Frimpong y Maroto (p.). El tanto visitante fue de Guirao.

REAL VALLADOLID 2-1 CD LEGANÉS

Se medían en los Anexos dos equipos de la parte alta de la clasificación en un partido que se antojaba emocionante y no decepcionó.

En los primeros minutos el Real Valladolid llegaba más al área y en un centro tuvo la primera ocasión Canario, que remató de manera acrobática con el tacón, pero se topó con Alvin. El portero pepinero fue de los más destacados en el primer acto, ya que realizó muy buenas paradas.

Tras el buen arranque del conjunto local, el partido se pausó y los dos equipos se respetaron más de la cuenta. El Pucela aceleró en la circulación de balón y Adri Álvarez se plantó frente a Alvin, que hizo una gran intervención.

En un córner llegó el gol del Valladolid. Frimpong se adelantó a su marcador y mandó el balón al fondo de la red con un disparo raso y ajustado al palo. Después del gol, el Leganés espabiló y dispuso del primer acercamiento al área de Fred, pero el remate de Rubi se marchó alto.

La reacción del equipo visitante fue efímera y el Valladolid mandaba en el partido. Primero Chuki y después Frimpong pusieron a prueba a Alvin, que seguía con su exhibición particular.

Al descanso se llegaba con el 1-0 en el marcador favorable al Pucela, pero pudo ser mayor la diferencia por las ocasiones y, sobre todo, por las sensaciones que mostraban uno y otro equipo.

La reanudación del encuentro siguió el mismo curso, Chuki internó en el área, dribló a su defensor y provocó un penalti. Maroto se encargó de materializar la pena máxima y poner el 2-0 para su equipo.

Pudo aumentar la ventaja Adri Álvarez con un potente disparo al larguero desde media distancia. También tuvo Chuki una ocasión clarísima tras un centro de Garriel, que dejó al 7 solo, pero su remate salió por encima de la portería cuando Alvin estaba vencido.

El balón parado era la única arma mostrada por el equipo de Sergio Solís y en un centro lateral sacado por Arman, el balón dio en la mano de Maroto y el árbitro pitó el segundo penalti del día, ésta vez para el Leganés.

Ro lanzó a su derecha, el disparo iba colocado, pero poco potente y Fred agarró el balón para desbaratar la opción de recortar distancias en el marcador.

En los últimos minutos el Leganés intentaba marcar un gol que les diera esperanza para poder puntuar en su visita a Pucela. Sánchez y Rubi lo intentaron con dos disparos, pero no estuvieron acertados. Sí que lo estuvo Guirao, que consiguió rematar de cabeza un buen centro de Ro y el balón entró a media altura y ajustado al poste derecho, imparable para Fred.

La reacción pepinera fue tardía y el colegiado no dio tiempo para ninguna ocasión más. El Real Valladolid ganó merecidamente y suma una victoria de prestigio frente a un rival que marcha tercero en la clasificación.