Rayo Vallecano y CI Amistad se enfrentaban en un duelo con diferentes objetivos. El Rayo llegaba segundo con obligación de ganar para no descolgarse del líder, el Atlético de Madrid. Por su parte, el Amistad podía salir del descenso si conseguía la victoria. El partido, más igualado de lo que pude parecer, se decidió por ‘la pegada’ local, más que por su gran juego.

Igualdad máxima

El partido comenzó con el Rayo dominando el balón y rondando el área rival, pero sin crear ocasiones de peligro. Los visitantes, muy intensos sin balón, resistían sin problemas las acometidas de los locales que empezaron a precipitarse.

El CI Amistad empezó a creérselo y con un juego directo buscando a sus delanteros, iban poco a poco saliendo, haciendo replegar al Rayo. En el 25 llegó una muy clara de Bruno, que hizo un gran primer tiempo para el conjunto palentino. Los vallecanos tenían la pelota, pero seguían precipitándose y no llegaban ocasiones claras.

Prácticamente llegando al descanso tuvo el Rayo la más clara del partido. Un disparo de Víctor Martín que detuvo el guardameta del Amistad con una gran intervención. Se llegaba al descanso con todo por decidir en un encuentro muy igualado.

La pegada define el partido

Los locales salieron del vestuario con el pie en el acelerador para intentar hacerse con el partido y así fue. Nada más salir de vestuarios, Parriego tuvo una gran ocasión que finalmente acabó en saque de esquina. Un saque de esquina que remató Lozano al fondo de las redes para adelantar a los franjirrojos. Sentó bien el gol al rayito, al menos 15 minutos donde dominaron con más claridad que en la primera parte. Iván fue el más peligroso arriba de los locales.

Sin embargo, cuando parecía que el gol había dejado tocados a los palentinos, otra vez, al igual que en la primera parte, consiguieron de nuevo contagiar al rival con su juego directo. El partido se descontroló y el Rayo, pese a estar por delante en el marcador, no lo supo gestionar. Tuvo que sufrir ‘La Franja’ en el tramo final del partido. En el 80 Raúl tuvo una clara que desvió el guardameta rayista, que también tuvo que intervenir en algunas faltas laterales colgadas por los palentinos, que embotellaron al Rayo.

Ya en el descuento, una contra de Jiménez definida por Iván mató el partido e hizo que los tres puntos se quedaran en casa.

El Rayo aprovecha el pinchazo del Atleti para engancharse de nuevo a la lucha por la liga y el Amistad sigue en descenso pese a su buen partido en un campo difícil. En la próxima jornada el Rayo viaja a Valladolid y el Amistad recibe a un Leganés en racha.