Otro de los recién ascendidos esta temporada a División de Honor cumple un año de su logro. El Burgos demostró que todo es posible. Los mejores perfumes vienen en botes pequeños, una frase que representa como el Burgos, con una plantilla de tan solo 18 jugadores, consiguió quedar primero de su grupo de categoría Nacional.

Un hito que logró con un grupo de chavales que llevan jugando juntos desde hace muchos años. Liderados por Koke, nuestro protagonista hoy, y sus compañeros Carlos Izquierdo, al que él llama Carlitos, y Juan Pérez, con el que ya ha demostrado su gran conexión por banda. Tres jugadores que llegaron al equipo juntos desde la Escuela Municipal de Burgos cuando rondaban los 10 años. Sobre este ascenso y el presente y futuro del Burgos ha querido tratar, con la revista Juvenil DH, Álvaro González Lozano ‘Koke’, un jugador llamado a más por su desborde y calidad.

Koke y Juan Pérez Burgos
Koke y Juan Pérez jugando con el juvenil del Burgos en División de Honor. | Fotografía: Diego Montoya (Juvenil DH)

Tras un extenso recorrido por todas las categoría base del fútbol con el Burgos, llega la temporada pasada y ascendéis como primeros de grupo en división Nacional. ¿Era ese vuestro objetivo desde el principio?

Pues no, la verdad es que no. Empezamos bastante mal. En los tres primeros partidos, dos derrotas. Yo pensaba que, como perdiésemos otro partido más, no íbamos a hacer nada ese año. Pero ya desde la cuarta jornada no perdimos ningún partido. Y fue en Navidades cuando nos empezamos a creer que teníamos opciones de ascender. Así que fuimos a por ello, sin presión, y lo conseguimos. Igual, cómo no tuvimos una buena pretemporada, tampoco empezamos muy allá. Y, cuando cogimos un poco de ritmo todos juntos, yo creo que es cuando empezamos a ir hacia arriba.

Precisamente es curioso como mantenéis ese ritmo a lo largo de toda la temporada con una plantilla tan corta, solo con 18 fichas.

Sí, bueno, con 18 jugadores y con algunos de ellos que se lesionaron. Al final, había días que entrenábamos 12 o 13. Pero, como el entrenador hacía sentirse importante a todos los jugadores, daba igual quién iba a jugar. Así que, aunque fuésemos pocos, lo dábamos todo y era como si fuésemos 25 en la plantilla. Algunas veces, cuando nos hacía falta, sí que nos echaba una mano el Burgos ‘B’ subiendo jugadores, pero el mayor tramo de la temporada la hicimos los de Nacional.

Ese ascenso lo conseguís ya en la jornada 27, frente a la Ponferradina. ¿Cómo recuerdas ese partido?

Me acuerdo de que, aunque necesitábamos solo un punto, estábamos convencidos de que íbamos a ganar. Y ya desde que salimos con el bus hasta Ponferrada estábamos concentradísimos. Pero al final nos lo tomamos como un partido más. Aunque claro, el premio era diferente. Y nada, llegaron los goles y a celebrarlo (se ríe tímido). Empezamos allí (Ponferrada) con las típicas camisetas y ya al llegar a casa lo hicimos algo más grande. Pero sí que se celebró bien, sí.

Aún sabiendo que ya habíais ascendido tras esta victoria, seguís ganando hasta la última jornada. ¿Cómo mantenéis esa mentalidad ganadora?

Bueno, al final nos vimos segundos, el primero era el Valladolid ‘B’ (no podía ascender al estar el ‘A’ en División de Honor ya), y nos pusimos como meta ganar la liga. No quedarnos solo en ascender. Entonces, al final, nos centramos en eso y no bajamos el ritmo. Pensábamos que, si no ganábamos la liga, no iba a acabar del todo bien la temporada. Era como completar el objetivo del todo si quedábamos primeros.

Tras el ascenso a División de Honor, empezáis, de nuevo, un poco titubeantes la temporada. Sin embargo, conseguís remontar y alejaros del descenso. ¿Qué cambia en el equipo?

Cambia que, al final, nos acostumbramos un poco más a la categoría y a saber ya a lo que se juega. Empezamos la temporada, siendo novatos en División de Honor, y nos toca ir a Valdebebas (campo del Real Madrid, actual líder del grupo). Y dirás ‘qué bonito’. Pues sí, que bonito, pero es un campo difícil. Y nada, el partido allí, contra el Real Madrid, lo perdimos 6-0 y es el único partido en el que no hemos competido. El único en el que no hemos tenido ninguna opción de ganar. Porque, después de irte al descanso perdiendo 3-0, en la segunda tienes que seguir corriendo, pero no es lo mismo.

Luego tuvimos muchas más opciones contra el Extremadura, en el segundo partido de liga, pero nos falló la suerte. Fue el primer partido que perdíamos en Pallafría (campo del Burgos). Tuvimos mala suerte, pero desde entonces empezamos a competir todo el tiempo y ya llegaron los resultados. Y desde entonces, gracias a Pallafría en parte, hemos conseguido estar a seis puntos del descenso ahora mismo.

En esa remontada de resultados hay grandes partidos del Burgos. ¿Si te tuvieses que elegir uno, ya sea por buen nivel personal o del equipo, con cuál te quedarías?

Igual el del Atlético de Madrid. Al final, te viene un grande a jugar en casa y con una superioridad notoria frente a nosotros. Pero, al final, todos juntos conseguimos contrarrestar esta superioridad. La primera parte, a mi parecer, les dominamos y, en la segunda, empezaron ellos un poco mejor y consiguieron empatarnos. Pero conseguimos marcarle otro. Además metí yo el gol de la victoria. No se gana todos los días al Atlético, y menos en Pallafría con tu gente. Así que yo me quedaría con ese partido.

También te queríamos preguntar por el parón. ¿Cómo lo has enfocado personalmente?¿Cómo estás entrenando?

Al final, lo mejor posible (reconoce resignado). Estamos viendo una cosa que nadie se iba a imaginar vivir. Y hay que intentar hacer los días más llevaderos, haciendo tareas, ejercicio y así para que se pase rápido el día. Y a aguantar hasta que podamos salir otra vez. Los entrenadores nos mandan tablas de ejercicios y nos controlan. Al principio, cuando se podía salir, nos mandaron algunas cosas de correr en la calle y así, pero nada, ahora cada uno en su casa hace lo suyo..

También se está hablando mucho de cómo debería terminar la temporada. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Pues hombre, hablar de eso… Al final es muy complicado. La verdad es que tampoco te sabría decir. Eso no nos corresponde a nosotros y lo siento por el que le corresponda, porque no hay cosa más difícil que esa. Si se acaba así, pues que así sea. Pero a mí me gustaría acabar la temporada. Porque, al final, es el año en el que subimos a División de Honor y que te quiten partidos pues… Pero bueno, yo creo que, si la terminamos, nos vamos a mantener igualmente. Así que lo que hagan, bien hecho está, y habrá que asumirlo.

Se está hablando mucho de la crisis del fútbol modesto en la que los clubes podrían tener que tirar de la cantera el próximo año y tú ya has ido convocado en varias ocasiones con el primer equipo. ¿Crees que podría ser tu caso?

Depende de muchas cosas. Creo que esta es mi tercera temporada subiendo a entrenar con el primer equipo. He sido convocado para seis partidos y solo he jugado en uno. Así que esto dependerá de la constancia, del trabajo y de que el entrenador confíe en mí. Ellos son jugadores de mucho nivel y, obviamente, el salto sería bastante grande. Pero yo estoy dispuesto a todo, vaya.

Y por último, un mensaje para la afición.

A la afición, que esté tranquila, que se quede en sus casas y que hagan caso a las medidas del Gobierno. Que tomen las medidas que tengan que tomar. Y nada, que, cuando volvamos, lo haremos más fuertes que nunca. Y nada, que ¡‘Aúpa Burgos’!