Guille selló la permanencia del Fuenlabrada tras desperdiciar el Real Valladolid una ventaja de dos goles en los minutos finales.

Real Valladolid CF 2 – 2 CF Fuenlabrada

El Fuenlabrada salió muy atrevido y consciente de los que se jugaba. Los primeros minutos fueron de alta intensidad y la disputa por el balón era titánica. El equipo de Aitor García tenía la defensa muy alta y en un mal despeje, Canario controló en el medio y se la dio al espacio a Álvaro, que realizó un caño espectacular a su defensor en el pico del área y disparó alto y cruzado, imparable para el portero.

Los visitantes no se vinieron abajo tras el tempranero gol del Valladolid y siguieron atacando hacia la portería de Fer. El más destacado del Fuenla fue Víctor, un puñal por la banda izquierda. De sus botas salió la primera ocasión para su equipo, hizo una buena jugada individual y cedió para Adalberto, que recibió en la frontal, pero su disparo se marchó alto.

Nacho lo intentó con una falta directa muy lejana, pero que fue muy potente y escorada y obligó a Fer a realizar una buena estirada. Víctor seguía intentándolo por su costado y probó suerte con un centro-chut que atrapó nuevamente el portero pucelano.

En el descanso los jugadores visitantes se enteraron de que el Burgos perdía en Alcorcón y eso suponía la salvación del Fuenlabrada aun perdiendo su encuentro, pero el conjunto madrileño quería salvarse por méritos propios y no dejó de buscar el gol del empate.

Marco conectó un cabezazo que se marchó alto y Guille probó fortuna desde fuera del área, pero su disparo se estrelló en el poste. El Fuenla lo intentó constantemente, pero sin acierto. Quien sí lo tuvo fue Joao Pedro, que saltó al césped en la segunda parte y el primer balón que tuvo con opción de disparo, batió a Caravantes con una gran definición y puso el 2-0.

En los minutos finales Guille provocó una falta en la frontal del área, que él mismo se encargó de transformar por toda la escuadra con un disparo espectacular para meter a su equipo en el partido.

Apenas dos jugadas más tarde, otra falta idéntica, pero en el otro lado de la media luna. Guille volvió a coger el balón y la puso nuevamente en la escuadra. Dos goles impresionantes de falta directa que daban a su equipo un punto. Con este empate, Guille certifica la permanencia del Fuenlabrada, que seguirá un año más en la División de Honor Juvenil. En cambio, El Real Valladolid termina la liga en una privilegiada sexta posición tras un gran año del conjunto de Borja Fernández.